La sombra y la bestia (Primera sesión)

Historias Interactivas Foros Partidas de Rol: D&D La sombra y la bestia (Primera sesión)

Este debate contiene 158 respuestas, tiene 11 mensajes y lo actualizó kimono87 kimono87 hace 1 mes, 3 semanas.

Viendo 9 publicaciones - del 151 al 159 (de un total de 159)
  • Autor
    Publicaciones
  • #782
    Valiser
    Valiser
    Jefe de claves

    Comienzo Turno 14

    Los kobolds cargaban en silencio dirección norte aun con el eco del sonido del cuerno en vuestras mentes, Sombra iba algo mas despacio mirando a relenti a los aventureros, mientras intercambiaba una mirada  con Perrin, que al mismo tiempo que asimilaba todo aquello  se movia con una velocidad pasmosa registrando muy rápidamente a los cadáveres en busca de bienes preciados fáciles de cargar.

    – “Joder, joder, joder! Habéis visto eso? Coged todo lo que podáis y vámonos de aquí ya! Vamos corred! Si queréis llevar el cuerpo del viejo es ahora o nunca! Aunque yo lo dejaría ahí donde está, poco podemos hacer ya por él”.

    Pese al comentario del mediano Perrin, Julian no quería dar por abandonado al viejo y algunos compañeros como Draloss y Harth querían dar una última oportunidad a Nissa, que, aunque grave, quizás Kelemvor aún no había decidido reclamar su alma.

    En apenas un par de minutos el saqueador Botellaverde al cual se le habia unido Aldren la cual le afirmaba con la mirada al ver que era correcto conseguir unas monedas antes de salir de allí, habían obtenido diversas bolsas de monedas, al parecer los bandidos habían pillado un buen botín:

    35 Piezas de Oro, 106 Piezas de Plata y 2057 Piezas de Cobre.

    Perrin contándolas aproximadamente a peso pensó que aquel lugar tuvo que funcionar como algún tipo de peaje para incautos, contento se guardó el botín.

    Simultaneamente Julian se dirigió a Sombra a la par que cargaba con Enelio, aún caliente, recordando el remanente de vida que había sido hace apenas unos minutos.

    – “¿Amigos dices?” -entiende que no puede extenderse en preguntas, puesto que la ira de Sombra o más bandidos aguardan si no se dan prisa “¿cuándo nos volveremos a encontrar?”. Embistió con sus palabras el bosque nocturno con su frase el mercenario.

    Sombra cambió su mirada fría a una mas cálida a Julian, después, ésta mira el emblema que el hombre guardaba del puño llameante y, seguidamente al verlo, la semidemonio sonrió.

    • “Pronto lo sabréis, si sois listos sabréis escuchar lo que se os ofrecerá”, acto seguido con una de sus dagas empapadas en sangre señala el símbolo del Puño Llameante de Julian un collar con un colgante en forma de guantelete, el mercenario, por instinto se mira al pecho vigilándolo, su antiguo rango en la orden que guarda la paz en toda la Costa de la Espada en ésta región, “El tiempo del viejo orden se acaba, podéis ser el fuego del cambio o perecer en las cenizas”.

    Pese a que la respuesta se mostró confusa, Julian se estremeció, según aquel ser ¿el mismo Puño llameante podría correr peligro? Era un farol, sin duda alguna, nada podía desafiar a su antigua familia.

    • “Sombra, ¿puedes ayudarnos con nuestro amigo? Necesita revivir, es importante para el equipo.”

    Tirada de Persuasión: 1d20+1 = 6, Fallo.

    • “¿Importante para el equipo decis? Y como ha llegado a ese estado deplorable? Probar suerte con los layacos de Beregost yo no estoy para ayudar a novatos, solo los aptos sobrevivirán y recogerán.”

     

    • “¿Amigos?” Las palabras de Sombra cruzaban el interior de Draloss mientras apretaba con fuerza sus puños ante la impotencia de la situación, intentando mantenerse estoico, “ Supongo que tendremos tiempo para entender eso de potenciales aliados”

    Mientras hablaban los kobolds sacaron demasiada ventaja a Sombra, por lo que tocó un anillo que portaba y con una gran concentración y sin conjuración alguna volvió a abrir una brecha o ventana a ese lugar oscuro y corrupto del que salió la primera vez, de reojo… justo antes de entrar miró al drow Draloss y le lanzó una última frase.

    • “Eres idéntico a él, aunque algo más joven…” Veis a Sombra un poco más humana en éste tono de voz.. aunque dura poco “Recuerdos de tu hermano Ryltar”.

    Para cuando alguna especie de emoción se mostró en el rostro de Sombra, ya había entrado en la ventana y ésta se cerró a los pocos segundos, aunque a Draloss eso ahora le daba igual, estaba en algo parecido a un estado de shock. ¿Su hermano Ryltar?, recordaba que una de sus hermanas menores había huido a la infraoscuridad pero no había sido el mayor de su casa, el gran Ryltar, de hecho murió en uno de los enfrentamientos de su casa con una casta rival… aunque claro, eso fue lo que le dijeron, ¿Ryltar vivo? Si él era uno de los más sangrientos y adoraba la sociedad en la infraoscuridad intentando medrar para subir un peldaño más..  no tenía sentido que huyera de aquella jungla social, si la disfrutaba, o almenos la aparentaba disfrutar, no obstante si era mentira ¿Cómo podía saber de él? Aquello desbordaba su esquema hasta ahora, su mente funcionaba a mil por hora.

    Aldren al ver como los comentarios de aquella mujer estaba alterando al grupo decidió intervenir:

    • “Reaccionar y correr!, habrá tiempo para reflexionar sobre todo esto, pero ese tiempo no es ahora”.

    Cuando Draloss volvió en si, Harth se adelantó y le quitó el proyectil a Nissa tratando como pudo su herida, (Tirada de Medicina: 1d20+5 = 12, Éxito, Nissa está estabilizada), pese a que manipular a la gnoma parecía complicado el clérigo había tratado con muchas heridas, algunas en su cuerpo.

    • “Está muy débil, si no reposa y recibe cuidados no lo contará, pero parece que no sangrará mucho mas”. Afirmaba el clérigo mientras se la cargaba a la espalda “Vivirás, y mostrarás tu valia”.

    Rom tiraba de la cuerda y del orco, el cual comenzaba a andar junto el enano y el resto del grupo hacia el sur.

    • “Liberarme… “ le pedía el semiorco “He sido demasiado agresivo lo reconozco… si me sueltas iré más tranquilo, palabra”. (Tirada de Persuasión, 1d20+1 = 21, Crítico!)

    El enano no quería soltar al semiorco, le parecía una soberana tontería, pero no sabia si la desorientación de los sucesos, el entender que iria mas lentos con el barbaro atado o la mirada extremadamente debilitada de éste y su clemencia, que no pudo evitar cortar con el filo del hacha la cuerda.

    • “Maldita sea Grinler, no nos la vuelvas a jugar, juro por mi sangre que si nos vuelves a poner en peligro y no medias con nosotros te lo haré pagar”.

    El semiorco asintió, casi sin emociones, sintiéndose tan débil que solo quería salir de allí para buscar descanso. (Grinler queda libre).

    Ahora el grupo, con más pena que gloria volvía tras sus pasos para recuperarse del duro golpe e intentar reportar todo lo vivido, si bien no habían localizado a la Bestia, si se habían topado con Sombra, el grupo desconocido que mencionó la alguacil Kilianna Seval, quizás iluminar vivencias sobre las facciones de los bandidos y Sombra y sus kobolds podía tener un valor para Beregost, pues hasta ahora solo habían recibido reportes de los trasgos y su líder.

    La noche, ahora nuevamente en silencio moraba los bosques y, sabiendo que en cualquier momento el entorno podía traicionar a cualquier, los aventureros iban más paranoicos, cansados y maltrechos, pero vivos.

    Recopilando, el grupo había reunido algo de oro de las dos partidas abatidas, y el enano Rom cargaba con armamento de la primera que seguro se podía fundir y recibir más oro de ella. Una vez allí, verían que se podía hacer por Enelio y, de no conseguirlo almenos le podrían dar una despedida digna.

    Fin Turno 14

    Os actualizo las fichas tal como las tenéis, recordad que el dinero colectivo del primer combate lo tiene Julian, las armas de dicho grupo Rom, y el dinero colectivo del segundo combate lo tiene Perrin.

    #793
    Perrin
    Perrin
    Participante

    Yo volvería  la ciudad lo más pronto posible… esta gente no sabe la que les viene encima. Y si lo sabían… ¡Los maldigo!

    Mientras camino, cometo que quizás nos paguen algo por esta información.

    #794
    Draloss
    Draloss
    Participante

    Draloss ahora mismo estaba pensativo, había conseguido información que le interesaba donde menos se lo esperaba, ahora sabía que continuar con este grupo era lo que tenía que hacer.

    De golpe algo le saco de sus pensamientos, las maldiciones de Perrin. Debido a esto volvió en sí y para no intervenir mucho apoyo la decisión de Perrin a medias.

    – Estoy de acuerdo *se rasca la cabeza pensando un poco* pero no dejemos la misión a medias, propongo volver para aprovisionarnos. *Miro a las caras de mis compañeros esperando más opiniones tuerzo el gesto*

     

    #795
    kimono87
    kimono87
    Participante

    Me dirijo rápido hacia el pueblo

    #796
    Julian Ross
    Julian Ross
    Participante

    – Corramos a Beregost – espetó Julian mientras caminaba decidido con el viejo Enelio a cuestas- Con suerte, con las monedas de oro que habéis garrapiñado podremos hacer algo por el abuelo y, con las perras que nos queden, nos emborracharemos mientras decidimos el siguiente paso.

    Julian necesitaba descansar, reflexionar, plantear nuevamente la estrategia. No obstante, el objetivo de acabar con los desgraciados que los habían atacado iba creciendo a fuego lento en su interior.

    #797
    Yukino
    Yukino
    Participante

    Aldren todavia sentia temblor en las piernas, un poco de ron le ayudaría a calmar los nervios.

    Notaba la adrenalina, seguía ahí y estaría en ese estado hasta llegar a un lugar seguro.

    Anima como el resto al grupo a seguir adelante lo más rápido posible. Lo de Sombra le dará para muchos cuentos y canciones.

     

    Se interesa en hablar con Draloss para saber un poco más sobre su historia.

    #799
    Valiser
    Valiser
    Jefe de claves

    Comienzo Turno 15

    Apenas habían pasado un par de horas desde que el grupo había tomado ésta misma senda dirección norte para caer en las manos de una tercera facción desconocida, los bandidos del bosque de los dientes afilados, con el recuerdo del anciano y a la vez jovial Enelio Vidrionegro y su optimismo innato ahora el grupo volvía sobre sus pasos dirección la encrucijada donde, al este quedaría el mismo bosque y su primer objetivo, y al oeste el camino de vuelta a Beregost.

    Con diversos intercambios rápidos y con poca sociabilidad el grupo mantenía pensamientos para si, era casi aceptado por la mayoría que era momento de volver al pueblo e informar a Kiliana sobre lo sucedido, la Bestia, el objetivo por el cual fueron contratados quedó al este, ya veríamos como las autoridades se tomarían aquel giro en las decisiones del grupo, no obstante quizás valorarían el conocer una nueva amenaza, quizás igual de importante que las dos iniciales para el pueblo vecino.

    Algún compañero se resignaba con el mal sabor de boca, Julian mientras cargaba con Enelio no podía evitar mirar hacia el este, sin duda dudaba en que hubiera pasado si hubieran ido directos a por su objetivo y, como el mismo veía, la justa paga, quizás Enelio seguiría vivo, no obstante, bien sabía que también el este era igual de peligroso y se podría haber cobrado otra vida.

    Rompiendo el silencio el mediano tomó voz:

    – “Yo volvería  la ciudad lo más pronto posible… esta gente no sabe la que les viene encima. Y si lo sabían… ¡Los maldigo!”

    Con la maldición del mediano, Nissa despertó muy ligeramente con el cuerpo entumecido, notaba un frio penetrante en su mejilla, la cual reposaba sobre la armadura pesada de Harth Vilner, el clérigo de la llama.

    – “Una semidemonio, un trasgo del tamaño de un ogro y por si tenían poco de vecinos una colonia de bandidos organizados, Beregost está en apuros y Aldren va a tener versos para más de un cuento” espetaba Rom en voz alta mientras no le perdía de vista al semiorco.

    En los pensamientos del elfo oscuro explorador observaba en silencio a sus compañeros, ahora sabia que debía permanecer con ellos pues, al parecer alguien de su sangre tenía relación con una de las facciones implicadas en los sucesos de la zona, rompiendo su meditación por las palabras de Perrín el elfo oscuro se sumó a la conversación:

    – “Estoy de acuerdo” se rasca la cabeza pensando un poco “pero no dejemos la misión a medias, propongo volver para aprovisionarnos.” Miraba a las caras de sus compañeros esperando más opiniones torciendo el gesto.

    El semiorco medio abatido pero con ansias de vivir solo tenía en mente no ser una carga en la marcha para poder descansar y sanar cuanto antes en algún fuego caliente. El mercenario Julian pero, si contestó:

    – “Corramos a Beregost”  espetó Julian mientras caminaba decidido con el viejo Enelio a cuestas “Con suerte, con las monedas de oro que habéis garrapiñado podremos hacer algo por el abuelo y, con las perras que nos queden, nos emborracharemos mientras decidimos el siguiente paso.”

    Para Draloss la respuesta fue un poco difusa, pues no quería dejar la misión colgada, su palabra debía de valer más, era su moneda crediticia de vida en el mundo de la superficie, pero atendió a razón de momento, se recuperarían y después intentarían negociar el siguiente paso.

    Para Julian, pese a su complexión, el abuelo cada vez pesaba mas, ni mucho menos iba a decaer pero no podía dejar de pensar en un momento que esperaba cercano para darse un agua y una cama en la que despreocupare y fugarse de todo esto aunque fuera unas horas, se veía a si mismo descansado y, mientras mas recuperaba fuerzas en su mente, mas pensaba en volver al norte para hacer pagar a aquellos indeseables.

    A escasos dos metros Aldren tenia de frente al moribundo Enelio, aun con la sangre por la túnica la mano temblorosa de la bardo le ayudaba a manchar sus labios y boca con algo de ron, mas por distraer su mente que por el beber en si.

    Su corazón desbocaba y ahora la noche silenciosa no le ofrecia tranquilidad alguna, necesitaba unas paredes y algo de civilización donde poder volver a bajar la guardia.

    Viendo a Draloss muy cerca suyo se puso a su altura y mientras guardaba el ron le preguntó sobre a que se referia la tal Sombra, parecían tener un nexo común.

    Al mismo tiempo Perrín respondía al mercenario:

    – “No soy muy ducho a incursiones de éste tipo pero… las bajas normalmente bajas son, los servicios del templo tienen unos precios desorbitantes.. la información que tenemos valdrá dinero supongo, pero no os hagáis ilusiones”.

    Mientras Nissa cada vez volvía mas en si, el clérigo el cual la cargaba intercedió:

    – “Con lo reunido no deberían dejarnos traer de vuelta a Enelio, pero mi patrón es la batalla personificada y el viejo hizo un ademán de valentía sin precedente que nos dio los segundos para contratacar, deberíamos presionar para intentar traerlo de vuelta”.

    Draloss le comentaba a Aldren:

    – “El nombre me es familiar… era el varón de mas edad de mi casa, al contrario que vosotros, en la superficie, los varones estamos relegados a tareas secundarias, donde el peso de la casa reside a hombros de mujeres, muchas veces sacerdotisas de la cruel diosa araña Lolth”.

    – “Entiendo, entonces parece que tus esfuerzos deberían encaminarse a volver interactuar a con Sombra para saber mas de tu sangre, no obstante… no parecía muy de fiar”. Contestaba la bardo.

    – “Se da por sentado, si nos apoyó es porque cree que va a sacar algo con ello y aun así, no se hasta que punto debería interactuar con mi hermano mayor, era una bestia sanguinaria que, debo reconocer incluso con ello la curiosidad y la nostalgia me llevan a necesitar mas información.”

    Nissa ya podía mover las manos, las cuales inconscientemente tenía agarradas a Vilner, éste le ayudo a bajarse y, sin soltarse del clérigo parecía poder caminar ligeramente pero muy mareada.

    – “No te muevas en exceso ni fuerces movimientos, tu herida aun no cerró bien y vas a necesitar mucho reposo o magia”.

    La druida gnoma asintió.

    – “Me dieron de pleno… lo recuerdo, creo que si estamos aquí enteros” Una tos severa a la vez que un dolor creciente en el pecho le cortaron la voz dos segundos “Es por vosotros, gracias amigos”.

    El enano rom asintió complaciente.

    – “Parece que hemos salvado a una” El enano se rascaba la barba, intentando ocultar su alegría.

    En el 1368 DR a 15/01 (3 día de aventuras

    Alcanzando el anterior punto de conflicto donde había tenido el primer combate el grupo notaba el cansancio de la marcha y la medianoche parecía hacer aparición, podían intentar seguir a marcha forzada a Beregost, la cual alcanzarían antes de acabar el siguiente día, o, por el contrario esperar y descansar haciendo uso de sus raciones las cuales, por la visión de mas de uno eran necesarias.

    Fin Turno 15

    Ya casi lo teneis zagales, cuando lleguéis a Beregost, aparte de la experiencia que ya habéis recibido recibiréis un bono por cada turno que han jugado vuestros personajes, amén de premiar el avance o cierre de alguna búsqueda activa.

    #800
    Perrin
    Perrin
    Participante

    – Se que los ánimos no son los mejores. Pero deberíamos de llegar a la ciudad sin perder un minuto. No quiero acampar de nuevo aquí… No me trae buenos recuerdos.

    – Respecto al muerto y las monedas… Ya hablaremos al llegar a la ciudad.

    #801
    kimono87
    kimono87
    Participante

    Propongo ir al pueblo lo más antes posible porque estoy destrozado del combate con los bandidos

Viendo 9 publicaciones - del 151 al 159 (de un total de 159)

Debes estar registrado para responder a este debate.