La sombra y la bestia (Primera sesión)

Historias Interactivas Foros Partidas de Rol: D&D La sombra y la bestia (Primera sesión)

Este debate contiene 100 respuestas, tiene 11 mensajes y lo actualizó Julian Ross Julian Ross hace 2 días, 13 horas.

Viendo 15 publicaciones - del 16 al 30 (de un total de 101)
  • Autor
    Publicaciones
  • #492
    gwenec
    gwenec
    Participante

    Harth vuelve al mesón sin ninguno de sus compañeros, habituado a la soledad con la que lleva tantos años conviviendo. No necesita compañia alguna mas que la de su señor. Mira de reojo y con cierto recelo la comida que se esta preparando, recordando viejos tiempos de guerra en los que la escasez de alimentos hacia enloquecer a la gente, y en como ahora es la abundancia quien propicia lo mismo.
    Se dirige al pequeño grupo en el que se haya Enelio, acercando una vela que coge directamente con la mano vendada sin parecer importarle la cera que se derrite y cae sobre ella, e ilumina el mapa examinandolo minuciosamente.
    Tras ver las posibles rutas que les llevarán a su destino, piensa para si mismo que nunca hay descanso cuando se trata de cazar a impuras bestias, asi que opta por partir lo antes posible:
    “La noche no sera un problema mientras la luz y el calor de la llama nos acompañen. Si nos retrasamos podríamos malgastar la información que se nos ha dado y que el Matabueyes haya cambiado de zona para entonces. Es un viaje largo asi que el tiempo juega en nuestra contra.”
    “Necesitaremos a un buen par de elfos delante y atrás para abarcar todo el campo de visión posible. Yo me situare algo mas centrado para vigilar al de color verde. Tu deberias quedarte también rezagado Enelio, no creo que con esas ropas aguantes siquiera una piedra mal tirada”.
    Dicho esto, deja la vela encima de la mesa y se sienta juntos al resto aguardando la llegada de los mas rezagados.

    #493
    Perrin
    Perrin
    Participante
    Entro junto al grupo. Observo el mapa con detenimiento y trato de reconocer algo en el mismo. Si veo algo de interés lo comentaré en voz alta para que el resto del grupo lo sepa también.

    Me mantengo un poco al margen de la conversación “táctica”. Simplemente les indico:
    – Yo puedo aportar mi arco a la formación. No se me da del todo mal.

    Respecto a la hora de partida:
    – Cuando antes partamos, antes tendremos la recompensa en nuestro poder.

    Durante la espera, me intereso por alguna de las historias que se estén contando en el recinto. Si son de nuestro grupo me quedo quieto. Si es de otro cualquiera pido algo de vino como “entrada” a la conversación

    #494
    kimono87
    kimono87
    Participante

    Una vez compradas las cantimploras me dirijo a matar el matabueyes.
    -me voy a matar el matabueyes quien del grupo viene conmigo?

    #495
    Draloss
    Draloss
    Participante

    Tras comprar las cimitarras sabías que se habían aprovechado, ¿Quien les vende armas a los drow después de todo? Además me sentí incómodo por haber entorpecido el regateo

    Cuando vuelvo y empecé a hablar con enemigo compartí compartí informacion de la fauna local, de que plantas le podían servir para su oficio, y le hable los peligros de la antípoda. Al comentarme lo de leyendas intento hacer memoria de algo sobre inmortalidad drow, no le di mucha importancia a esta pregunta.

    Me fijé minuciosamente en Perrin, tenía la sospecha de que mentía. Lo tendré vigilado

    Tenía curiosidad por el semiorco, quería saber en que se diferencia de los orcos. Pero esperaré a entablar conversación, quería que primero se acostumbrase a la presencia de un drow, quería evitar conflictos.
    Al llegar a la taberna y empezar a preparar el equipaje. Se acerca Harth a nosotros y nos empieza a explicar a proponer un plan para empezar la misión.

    Después de escuchar el plan de Harth me dirijo hacia el con recelo:
    -Mis ojos serán más útiles cuando sea de noche, puedo guiaros por la zona boscosa *me fijo si conozco la zona en el mapa* Si os parece bien. Estoy deacuerdo con salir cuanto antes.
    Me alejo con una leve reverencia para preparar el equipaje y guardo mis viejas espadas para usar cimitarras, me sentía más cómodo con estas

    Al acabar de preparar el equipaje me interesó por las pociones de Enelio ya que dijo que era famoso. No me sonaba su nombre, pero lo mismo hay algo interesante que pueda hacer sus pociones. Le pregunto a ver si con un poco de suerte puedo saber más.

    Espero a que haya a algún acuerdo para partir, con suerte pronto.

    #496
    Yukino
    Yukino
    Participante

    .

    #497
    Julian Ross
    Julian Ross
    Participante
    MensajeTema: Re: La sombra y la bestia (Primera sesión)   La sombra y la bestia (Primera sesión) EmptySáb Jun 08, 2019 11:08 am

    Julian curiosea una daga repleta de brillantes, con toda seguridad sumamente cara, pero de escaso valor para el combate. Así consigue atraer la atención de Taerom, el herrero, que se frota las manos mientras se convence de que una compra así le salvaría el mes, sino el semestre… Ross, sin embargo, no tiene el menor interés en la daga y únicamente hace el teatro para que el herrero se fije en él.

    – Herrero -su mirada fija en la daga- ¿Sabe si en el camino al este puedo encontrar algún comerciante que conozca de armas con habilidades especiales? Aquí veo que tiene sobre todo armas comunes y algunas reliquias… que también tienen un gran interés… -mirando entre sus manos.

    Intenta sonsacarle información para futuras compras, personajes que pueda encontrar por el camino y que le puedan proporcionar valiosas armas con habilidades que aumenten su poder. Gloria. Es lo único que quiere Ross, el dinero ya vendrá ligado a ello.

    Tanto si consigue información como si no, se marcha sin comprar nada, puesto que no le convence el yelmo y da por completo su equipo. En su cabeza está la reliquia del templo de Lazander. Se dice a sí mismo que, en cuanto se encuentre con un soldado del Puño Llameante, intentará hablar con él en privado para conocer más sobre el tema. Se dirige a la taberna con la intención de partir esa misma noche.

    #498
    Valiser
    Valiser
    Jefe de claves

    Comienzo Turno 3

    El mediodía llegaba a su cenit, llegando al mesón junto al resto de aventureros Draloss observaba sus cimitarras, su curvatura le serviría bien, las sintió livianas y guardándolas de nuevo pensó en los trasgos, adquiriendo un aspecto pensativo.

    El frío aun enquistaba los rostros de los individuos que pasaban por delante del punto de encuentro pero era soportable.

    El elfo oscuro abrió las puertas del mesón y todos se encontraban en las mesa más cercana a la puerta, con un mapa gran de la Costa de la Espada desplegado, descubrió al resto del grupo preparándose para la partida.

    Enelio, Grinler y Perrin habían llegado poco antes, metiendo prisa a sus dos compañeros el mago quería tener todos los detalles calculados y hablados, mientras anotaba en su diario observaba como algunos campesinos ya se adelantaban a coger sitio para disfrutar de una comida y reponer fuerzas y calor corporal.

    Bandoric, sentado el primero en la mesa con el mapa ve como ahora los aventureros comienzan a discutir sobre el plan a seguir, el mago Vidrionegro aprovecho algún hueco de la conversación para preguntarle al druida sobre hierbas y raíces que le pudieran venir bien para sus pociones y objetivo, a su vez le intenta sacar algún tipo de información sobre frutas de la inmortalidad o fuentes de vida, Bandoric, algo reacio medita mirando fijamente al mago.

    – “Algo de información puedo darte si, no obstante lo hablaremos cuando aclaremos todo esto o haciendo camino”. El mago le asiente, viendo que el semielfo druida no está por la labor de conversar y se concentra en lo que está por venir.

    Mientras debaten la ruta mas fiable a seguir, Enelio escribe en su diario:
    “Beregost, a pesar de la reciente crisis que ha sufrido y que sigue sufriendo el lugar, sus gentes son resilentes. Los negocios prosperan, los negociantes del lugar se encargan de ello; Pese a mi extraña escolta formada por un mediano, un semiorco y un drow, los mercantes apenas han doblado su brazo en el regateo… ¡Un drow! No he de dejar pasar la ocasión…”.

    El elfo oscuro, que seguía examinando y midiendo la sociabilidad de sus compañeros no pudo evitar ver como el mago escribía, éste último, percatándose invita al explorador a sentarse.

    Pensando que nada tenía que perder y mucho que ganar el drow acepta, al poco ambos se enzarzan en una conversación sobre la Antípoda Oscura, ese denominado territorio indómito y peligroso bajo tierra donde los Elfos oscuros moraban pero no eran la única amenaza, ilicidos (temibles humanoides que podían tomar el control de otros humanoides y convertirlos en sus esclavos), contempladores (monstruos con forma de ojo que levitan y tienen control sobre una especia de magia extraña y peligrosa que desprende su cuerpo/ojo), todo tipo de bestias de formas cuasi indescriptibles acechando en la oscuridad, incluso los hongos eran letales allí. Disfrutando de la plática el mago hacia sus anotaciones entre comentarios y el olor de la comida que se iba sirviendo por las mesas aledañas.

    El elfo oscuro, por primera vez desde hace algún tiempo se sentía cómodo, podía explicar sus vivencias sin que le midieran o intentaran juzgarle, el humano del diario parecía realmente solo estar interesado en
    sus aventuras, la fauna de la Antipoda y lo que allí moraba.

    Tras dar por finalizada la conversación, y viendo que el grupo empezaba a hacer planes, Enelio se acercó de nuevo al mapa observando a Bandoric, Perrin, Harth, Julian y Aldren comentaban el plan de avance.

    Draloss con sus ojos lilas observaba ahora a Perrín, viendo su hablar y actitud, le recordaba a ciertos compañeros con los que vivía en la infraoscuridad, sin maldad, pero si el grado de cinismo, lo reconocía apenas con el lenguaje corporal, el mediano, que parecía absorto en el mapa, de repente miro al elfo oscuro, al parecer se percataba de su mirada, a la cual le responde con una sonrisa, sin juzgarle por su apariencia.

    Después, vio al semiorco alejado ligeramente del grupo, el cual estaba sentado en un taburete, a unos metros de Rom, el enano marinero, los cuales intercambiaban miradas no muy amistosas, pensó que en otro momento conocería mejor al semiorco, quizás en la intemperie, donde no se sintiera encerrado entre tanto desconocido.

    El semiorco por su parte observando al enano recordaba las incursiones entre sus gentes, si no fuera por el dinero de por medio y su nuevo estilo de vida, quizás estarían cruzando palabras o algo más severo que eso.

    Dirigiendose al grupo, sin dejar de mirar a Rom, Grinler espetó:
    – “Esto es una pérdida de tiempo, quiero ir ya a matar al matabueyes, ¿Quién se viene conmigo?”

    El grupo, que rodea el mapa y estaba eligiendo la ruta, se gira y el mediano Perrin le pide paciencia, en poco estarían de camino.

    Rom, por su parte, no puede evitar una ligera sonrisa al ver que el grupo no le hacía mucho caso y seguía formando un plan, mientras el semiorco, algo enfadado esta vez enseñaba los dientes mientras le observaba.

    Aldren, acercándose un momento al enano saca de su zurrón un poco de vino y se lo sirve al enano, cambiando éste el rostro agresivo dirigido a Grinler y agradeciéndole a la artista el alcohol, después la bardo, por autoreflejo vuelve cerca del mapa para percatarse del detalle.

    El clérigo Harth Vilner, entre comentarios con Bandoric y Julian, no podía evitar mirar a su entorno a micromomentos, pensando en los banquetes servidos, y recordando cuanta hambre y dolor había ya presenciado, sin darle más vueltas, coge una vela cercana e ilumina ciertas partes y detalles del mapa entre Beregost y la entrada al Bosque de los Dientes Afilados por el oeste, parece que hay una carretera secundaria que se dirigue hasta allí, pero no hay poblaciones registradas en la travesía, si bien será fácil ir encontrando algunas masías o granjas a lo largo del camino, sobretodo éstas últimas mientras más al este.

    – “La noche no será un problema mientras la luz y el calor de la llama nos acompañen. Si nos retrasamos podríamos malgastar la información que se nos ha dado y que el Matabueyes haya cambiado de zona para entonces. Es un viaje largo así que el tiempo juega en nuestra contra.
    Necesitaremos a elfos delante y atrás o en su defecto a dotados con infra visión para abarcar todo el campo de visión posible. Yo me situaré algo más centrado para vigilar al de color verde. Tu deberías quedarte también rezagado Enelio, no creo que con esas ropas aguantes siquiera una piedra mal tirada”.

    Enelio se lleva una mano pensativo al mentón, tendría cuidado como dijo el clérigo así pues iría en el centro, justo detrás de Grinler y Harth. Encontraba de acuerdo y pensaba lo mismo sobre el semiorco, mejor tenerlo en el centro, sin demasiados estímulos, preparados para poder cargar a retaguardia o vanguardia según hiciera falta.

    – “Opinamos igual sobre Grinler, no obstante veo que no hay poblaciones de aquí en adelante, por mi cuenta creo que deberíamos partir por la mañana y pasar la tarde-noche en Beregost”.
    El sacerdote, negando con la cabeza insiste en la prioridad del asunto, a lo que el elfo oscuro Draloss añade:

    – “Mis ojos serán más útiles cuando sea de noche, puedo guiaros por la zona boscosa”, señala y divisa arboledas y bosques poco espesos por el camino, pero en los cuales se siente cómodo, divisa no obstante, que la mayor parte del camino es carretera no empedrada. “Apoyo a Harth en cuanto a partir ya, siendo explorador, de día no os seria de tanta utilidad, el sol aun castiga mi visión”.

    Después de dejar clara su posición y sin esperar respuesta, esperando que el grupo lo debata en profundidad el elfo oscuro revisar su equipo y guarda sus espadas cortas en fundas en la mochila, dejando a visión su arco y cimitarras preparadas.

    Después de dejar clara su posición y sin esperar respuesta, esperando que el grupo lo debata en profundidad el elfo oscuro revisar su equipo y guarda sus espadas cortas en fundas en la mochila, dejando a visión su arco y cimitarras preparadas.

    Perrin por su parte, había estado escuchando toda la conversación, la táctica no era lo suyo, y el mediano tampoco lo pretendía, así que dejaba que otros llevaran la voz cantante, no obstante recordó al grupo:

    – “Yo puedo aportar mi arco a la formación. No se me da del todo mal, os recomiendo lo mismo, siendo tantos y… viendo la cantidad de armas a distancia que disponemos ¿para que pelearnos con hierro?”

    Después del comentario Perrin fué a buscar algo de vino (Te descontaré el dinero mañana domingo), pasando entre los campesinos que llevaban su comida hacia las mesas y otros camareros cargando con otros tantos platos paró la oreja con atención, no obstante no hacía falta esforzarse mucho, ahora la gente ya solo hablaba de cosechas, problemas en el este y un símbolo de Lazander desaparecido en el templo, dándole vueltas a lo mismo, al parecer, sin información de ningún tipo, allí, almenos ahora mismo solo había gente que su mayor preocupación era llevarse un trozo de pan a la boca.

    Al volver, el mediano instó al grupo, apoyando el comentario de Harth y Draloss de salir cuanto antes, no le gustaba saber que una cabeza que vale 5000 piezas de oro podría moverse lejos del lugar señalado.
    Julian, a su vez, también apoyó la idea de partir cuanto antes.

    – “Tenemos una misión, una recompensa de por medio y un explorador que nos está invitando a salir ya, puesto que la noche, por primera vez jugaría a nuestro favor.

    El druida Bandoric, a su vez interiorizando lo que allí escuchaba permanecía reflexivo, no le hacía gracia salir por la tarde, quería pasar mientras menos noches por allá fuera mejor, no obstante, los aventureros nocturnos parecían mayoría.

    Aldren, con el vino en la mano estaba pensando que pieza podría tocar en la hoguera durante la noche más que la ruta a elegir o votar sobre qué hacer, no era estratega nata, sus dones eran para la música y la sociabilidad y así quedaría patente por el camino.

    Puesto que había ganado la opción de salir cuanto antes, el grupo se pertrechó de sus bienes y se despidió de la taberna, Kilianna hacía rato que ya no se encontraba allí, puesto que después de despedirse no dio mucha más oportunidad de hablar.

    Mientras todos cargaban y salían, Julian recordaba su vivencia en la Fragua del Martillo Atronador, una hora antes de que Draloss comprara sus cimitarras.

    Ojeando armas costosas del negocio, Taerom se fijo en el potencial cliente y en una conversación posterior el herrero intentó venderle un yelmo, que si bien a Julian le interesaba, prefirió el oro en la bolsa.

    – “¿Sabe de algún herrero conocedor y hacedor de potentes armas?” Su voz resonaba entre diversos martillos y aprendices introduciendo el metal en agua, templándolo.

    – “Bueno, el mejor herrero desde Amn, hasta Puerta de Baldur le puedo asegurar que soy yo, tenemos incluso algún… arma mágica, aunque debería especificarme que busca, no vamos enseñando todo el género, no es práctico, aun así… “ el herrero parece observar detenidamente al guerrero “Parecéis un aventurero bien preparado, pero los artefactos que mencionáis valen miles de piezas de oro, por ejemplo dispongo de un mandoble con un encantamiento final para reforzar un filo que nunca pierde el corte, y lo puedo replicar en espadas, dagas, puntas de flecha, no obstante si venís dudando sobre que tengo, estoy seguro que aún no disponéis del capital necesario para ese tipo de negocios, si estáis entre los aventureros que Kilianna busca contratar, intentar saquear duro a esos trasgos y podría comprarte su acero por kilos para refundir, no puedo pagar algo desorbitado pero… podría ser un comienzo de un fructífero negocio” El herrero esboza una sonrisa codiciosa.

    El exmercenario volviendo en si, y viendo que ya se dirigen hacia la salida del pueblo, al este, observa la formación actual:

    En la parte delantera: Draloss, explorando el terreno para evitar ser sorprendidos.

    En el centro: Grinler, Harth y Julian como un grueso de acero para frenar cualquier carga enemiga, detrás se encuentra Enelio y Bandoric para dar apoyo mágico.

    En retaguardia: Perrín y Aldren, en la parte más trasera para dar apoyo al grupo según lo necesiten, algo más rezagado y cerrando la formación va Rom, guardando la retaguardia para no ser sorprendidos, disponiendo también con infra visión.

    Fin Turno 3

    La siguiente narrativa será de vuestra ruta hacia el este, por defecto, si no os encontráis con nada peligroso o personajes con los que interactuar el viaje se irá completando, iréis haciendo las paradas necesitarías automáticamente, dando por entendido que dormís por tandas y coméis vuestras raciones, algunas de éstas paradas serán narradas por mi. Detalles que necesito escribáis antes del siguiente turno:

    – Doy por supuesto que todos viajáis con las armas a distancia de las que disponéis, todos tenéis ballestas, arcos, hondas o jabalinas, así pues es el arma que tenéis equipada por defecto, si queréis viajar con vuestras armas de cuerpo a cuerpo preparadas es importante que me lo digáis, puesto que si hay un combate necesitareis de una acción adicional para cambiar de arma.
    – La formación que he propuesto está basada en la conversación de la taberna, si alguien se quiere mover en la formación o cambiar de posición me lo diga y se modifica.
    – Es buen momento para que habléis entre vosotros y tengáis interacciones, seria relevante también ponerme las rondas para dormir que queréis hacer (quienes duermen y quienes se mantienen en alerta).
    – Cualquier detalle que dudéis preguntarme y os aclaro amigous.

    #499
    Savi
    Savi
    Participante

    Enelio, hombre dado a la conversación y a los ambientes afables, aprovechara cualquier oportunidad para hablar con unos y otros, no obstante la atención del mago estará volcada en el examen de los caminos y sendas recorridos, siempre buscando hierbas y demás ingredientes alquimicos tan abundantes en las áreas agrestes de la costa de la espada.

    Tratara de continuar con la charla sobre remedios y leyendas que empezó con Bandoric antes de partir.

    Tratara de permanecer en el centro de la formación, bien a resguardo de las sorpresas del camino.

    Se ofrece  para cubrir las guardias vespertinas y matutinas en caso de que fueran necesarias: “Mi vista esta ya algo cansada, temo que en la penumbra no sea capaz de distinguir a un orco hasta que lo tengamos encima… Sin embargo, mis huesos viejos no requieren mucho descanso y acostumbro a madrugar, puedo cubrir las guardias de la mañana una vez la primera luz me facilite la tarea, así como las de la tarde, antes de que el astro luminoso desaparezca del cielo.”

    Tratara de entablar conversación también con el drow y el mediano, en su actitud para con ellos no se denotara ningún tipo de prejuicio racial, tan solo una inmensa curiosidad:
    *A Draloss, sonriendo ampliamente cuando el drow le pregunta sobre su renombre como alquimista*

    “-Así es, amigo oscuro, Vidrionegro! ¿Ves? *le muestra la marca de su taller grabada en uno de los pequeños frascos que lleva en sus bolsillos* Es normal que no lo reconozcas dado tu origen… aunque quien sabe si alguno de mis afamados clientes se ha adentrado alguna vez en la infraoscuridad… Quien sabe… -”

    Si el enano Rom entabla conversación con Enelio, el mago utilizara la lengua enana para tratar con él. Si le pregunta, le explicara que la aprendió unos años atrás en sus tratos comerciales con varios señores enanos.

    Mantendrá las distancias con el semiorco y su actitud para con él si estará marcada por ciertos prejuicios.

    Tratara de conocer mejor a la bardo Aldren y la interrogara amablemente sobre la naturaleza del uso de la Urdimbre empleada por los de su clase.

    Tratara con respeto y buenas maneras a todos, pero se mostrara mas distante de los “guerreros”, desconfiando especialmente y con disimulo del clérigo.

    En cada descanso, aprovechara para anotar todo aquello que le resulte remarcable en su cuaderno de viaje, también, antes de acostarse, extraerá con cuidado de sus fardos su Libro de Conjuros y releerá con extrema concentración, casi en trance, los escasos conjuros que en él hay transcritos.

    #500
    kimono87
    kimono87
    Participante

    Ya por fin comenzamos el viaje contra el matabuey, me mantengo en la formación del medio, no me gusta me gusta mucho hablar así que espero k alguien entable conversación conmigo,
    Preparo mis dos axas y me pongo en la espalda el axa a dos manos y las jabalina por si acaso.
    -Por fin bamos a por el matabuey después de tanta tontería propongo hacer noche despierto ya que veo bien por la noche. (por fin estaré en el bosque donde me encuentro a gusto me recuerda a mi tribu)

    #501
    Perrin
    Perrin
    Participante

    Me íntegro en el grupo. Me centro mucho en la parte delantera del camino tratando de descubrir trampas.

    Converso con Enelio y me intereso por las propiedades de sus reconocidos frascos.

    Durante la travesía llevo el arco a mano por si sufrimos un asalto. También me dejo una daga en el cinto.

    Si cualquiera me pregunta o me da conversación, me muestro amable y cordial

    Respecto a las guardias, creo que hay que hacerlas con 3 miembros mínimo, y si son nocturnas, uno de ellos con infravision. Yo haré la mía con el Drow.

    #502
    Yukino
    Yukino
    Participante

    Aldren agradece no ir en primera fila puesto que hay otros con dotes mejores que ella para la batalla.
    Mientras avanzan se interesa por hablar con Perrin y Rom, sin olvidar que les puede venir algún ataque por la retaguardia y es por eso que lleva a mano su arco y el estoque en la cintura.

    #503
    Draloss
    Draloss
    Participante

    Mientras hacemos camino observo en los alrededores por si hay algún peligro, intento percatarme de si hay algún camino que pudiera hacernos atajar y lo aviso al grupo.

    Tras la respuesta de Enelio me inspira cierta confianza, tal vez pueda saber algo sobre algún drow en la superficie. *Pregunto con reserva sin revelar mi interés*
    -Con su fama puede que haya hecho todo tipo de negocios con sus elixires, ¿Ha logrado algún negocio con algún drow? *después de esta pregunta me intereso por si hay alguna planta de utilidad en el camino para sus elixires*.

    Antes de acampar, me fijo en Aldren, me pregunto que tipo de canciones, baladas e historias podría saber. La curiosidad me mataba, así que le pregunto con disimulado entusiasmo.
    – ¿Qué interés podría tener un artista en realizar una misión tan peligrosa? ¿Inspirará alguna de tus futuras baladas?

    Cuando este en la guardia con Perrin lo vigilaré también sin disimulo. Inicio conversación con un semblante serio.
    – Tengo curiosidad mediano. Perrin, ¿No? ¿A que se dedica tu señor? No me quedo muy claro en la taberna.

    *En el resto de días Draloss tenia pensado intentar conocer al resto de integrantes, aún mantiene precaución con el semiorco*
    Si en algún momento tengo tiempo para buscar comida en algún descanso lo haré avisando al grupo.

    #504
    Nissa Turen
    Nissa Turen
    Participante

    “Nunca había estado fuera del bosque del troll ladrador, aquí se nota que no hay Trolls cerca, esa peste a monstruo se olía a miles de pies de distancia… aun así, aquí hay muchos olores que me llaman la atención, tener tan cerca esas ciudades humanas contaminan el aire de este bello bosque, pero… no todo va a ser malo, mientras no lo dañen no tengo porque preocuparme. No presiento animales cerca, eso me gusta, si no están acostumbrados a estas presencias es porque no suelen venir mucho por aquí.”

    “Estos viajeros, ¿Dónde irán? No hablan de su misión. ¿He oído elixires? Mmmm hecho de menos el licor de manzana roja del tío Alston *piensa mientras pone cara de nostalgia*”.

    Nissa continua el viaje sin entablar conversación con los compañeros, esperará a que acampemos para integrarse un poco más. Aun así, esta deseando de que alguien la pregunte por sus raíces. Continúa andando en medio de la formación.

    #505
    Perrin
    Perrin
    Participante

    – Draloss, ¿De cuál señor me hablas? ¿Lord Triscas? JAJAJA (Rompo a reír) debes de ser el único en la taberna que no se dio cuenta del engaño. Te aseguro que suelo ser más convincente, pero imagino que tanta cerveza me acabó travando la lengua.

    Los nobles se confían mucho más si te ven como un igual y no como un pobre huérfano.

    #506
    Valiser
    Valiser
    Jefe de claves

    Hola [email protected], pasado mañana cae otro turno, solo falta Harth Vilner por responder, el cual ya me ha comentado que no tardará, sobre Nissa Turen antes de comenzar con la integración en el grupo, via narración explicaré en un punto mas adelante cuando os encontrareis, no estareis integrados por arte de magia, a su mismo tiempo Bandoric Waterlander deja la partida siguiendo la formación en 9 Pjs, Bandoric, hasta nueva orden pasa a ser PNJ (Personaje no Jugable).

Viendo 15 publicaciones - del 16 al 30 (de un total de 101)

Debes estar registrado para responder a este debate.