La sombra y la bestia (Primera sesión)

Historias Interactivas Foros Partidas de Rol: D&D La sombra y la bestia (Primera sesión)

Este debate contiene 149 respuestas, tiene 11 mensajes y lo actualizó Yukino Yukino hace 1 día, 11 horas.

Viendo 15 publicaciones - del 91 al 105 (de un total de 150)
  • Autor
    Publicaciones
  • #620
    Perrin
    Perrin
    Participante

    (Mirando a Rom):

    – Amigo, creo que tu eres el indicado para esa tarea.

    (Y miro al montón de armas).

    – Pero recuerda, todos confiamos en que no melles ninguna espada o destenses alguna ballesta por el camino (Le guiño el ojo).

    Respecto a donde dirigirnos:

    – No parece buena idea ir contra un grupo organizado, que nos supera en número, con magos, con ventaja proporcionada por una empalizada y guardias permanentes. Y menos, presentarnos como hostiles…. Un ataque frontal no es ni efectivo, ni necesario.

    – Otra cosa será que el embajador de Lord Triscas quiera entablar relaciones económicas, militares y sociales entre el nuevo “Imperio bandido” y el reino de Luskan. Y para fundamentarlas necesitemos que tomen parte en el conflicto con el matabueyes.

    – De ser así, mi voto va para visitarles.

    #621
    Savi
    Savi
    Participante

    Enelio asiente ante la lucidez del mediano Perrin

     

    – Efectivamente, un ataque frontal seria un suicidio *mira intencionadamente al semiorco un instante* Lo mejor sera aproximarse con cautela y tratar de averiguar lo máximo sobre ellos antes de actuar. Y si la diplomacia es viable, quizás el insigne enviado de Lord Triscas deba hacer valer su autoridad-. *Deja entrever una sonrisa divertida al responder*

    #622
    Rom (powerfly)
    Rom (powerfly)
    Jefe de claves

    Rom asiente con la cabeza dispuesto a cargar con el arsenal haciendo valer la legendaria capacidad de carga de los de su raza:

    – Por una vez estamos de acuerdo, yo lo llevaré, puedo cargar eso y mucho más. – dice orgulloso, incapaz de pedir ayuda, si se ve desbordado por demasiado peso dejará las armas que se encuentren en peor estado, dejando claro que son inservibles.

    – Descuidad! Cuidaré bien de esta chatarra… – mirando las mediocres armas con desprecio-  aunque muchos de los aquí presentes apenas sabríais distinguir una hoja embotada de una afilada… algunos lo más redondo que habéis visto en la vida es la cabeza de un marrano… mucho chalatán y poco guerrero… – gruñe entre dientes

    Respecto a donde dirigirnos:

    – Yo creo que no habría que desviarse del rumbo de la misión, no sabemos que lo que nos espera por el otro camino, y no esperéis ser bien recibidos después de lo que hicimos anoche. Para mi son bandidos de deleznable naturaleza. Yo no me fio, pero mientras quede ron en mi zurrón acataré la decisión de la mayoría. Sea como fuere, movámonos rápido!

    Echa un trago de ron y comienza a examinar y cargar las armas.

    #623
    Draloss
    Draloss
    Participante

    Después de escuchar el plan de Enelio el drow pensativo da su opinión:
    -Si, atacar de frente sería un suicidio pero no van a estar siempre en su guarida ni tampoco siempre juntos, si los derrotamos en varias escaramuzas en el bosque podremos con ellos, y de paso así libramos a los campesinos de esas “bestias”. Propongo ataques en la protección de la noche, así no nos verán venir. Será un buen fuerte para luchar contra el matabueyes, podemos preparar algunas trampas que nos ayude a enfrentarnos a el.

    Me dirijo a Rom por separado:
    -Buen combate enano, aún con esas heridas te deshiciste fácilmente del otro. Te debo un trago por cubrirme las espaldas. *Le sonrió amable*

    *En la marcha me interesare sobre los orígenes de Nissa y su misión*
    *Si tengo tiempo antes de partir buscaré algo de comida, agua o plantas que puedan servirle a Enelio en su labor de alquimista.

    #624
    Perrin
    Perrin
    Participante

    – ¿Qué os hace pensar que el matabueyes atacará un fuerte? Sobretodo teniendo otras víctimas más fáciles. Y, no lo olvidéis, a las que ya están atacando.

    No tenemos recursos ni víveres para estar perdiendo tiempo en escaramuzas, tomar fuertes… Y, sobre todo, esperar a ser su objetivo. Si conseguimos el soporte de los bandidos, bien. Si no, a otra cosa.

    #625
    Savi
    Savi
    Participante

    – Precisamente, buen Perrin. Nuestros recursos son limitados y no harán más que menguar en cuanto nos internemos en la espesura. En cuanto a que hará o dejara de hacer el Matabueyes… Ese es el punto, no lo sabemos, por eso considero importante adquirir toda la información posible… Eso conlleva tiempo, y el tiempo consume nuestras preciadas raciones. Si podemos asegurar una posición fuerte y bien provista, no tendremos que preocuparnos por ello. Se que es un plan arriesgado… Pero no me parece menos arriesgado que afrontar la carga de toda una horda de trasgos y kobolds en mitad de la espesura del bosque de las capas.-

    #626
    Yukino
    Yukino
    Participante

    Aldren comenta a sus compañeros que no confia en que en la aldea no haya reprimendas. Tampoco iria a lo loco a la misión porque visto lo visto les pueden atacar por diferentes lugares.

    Después de reflexionar un poco, propone dividirse y presentarse en el poblado de los bandidos mientras otros están acechando a lo lejos por si las cosas se ponen feas. No cree que sea bueno presentarse sin tener un as en la manga.

    #627
    Draloss
    Draloss
    Participante

    Cuando Perrin interviene el drow se dirige a el
    – Se que el matabueyes no tiene porqué atacar el fuerte, pero podemos provocarlo de alguna manera. Además los bandidos no se unirán a nosotros, en todo caso querrán despojarnos de nuestras pertenencias… Así funcionan las cosas *el drow al pensar en ello le vienen pensamientos amargos*. Y otra cosa, deja ya el cuento del señor triskas, entiendo que lo usarás con el bandido, pero se supone que estamos en el mismo barco, ¿Que ganas mintiendo nos sobre eso?… *Al preguntarle le mira fijamente para leer su lenguaje corporal, al no saber si puede mentir era mejor fijarse minuciosamente en otros detalles*

    *Después de la contestación de Perrin el drow propone un plan para atraer al matabueyes al fuerte*
    – Si nos decidimos a capturar el campamento de bandidos, una opción es hacerle saber al matabueyes que todos los bandidos han sido exterminados, dudo que deje la oportunidad de desvalijar un campamento. Aunque dependiendo de cuan inteligente sea puede que esté plan lo ponga en alerta. La otra opción que se me ocurre es cazar a sus secuaces por separado, así de alguna manera la ira lo llevará a nosotros.
    *El drow se queda pensativo por si los planes puedan ser efectivos, y al final añade*
    – Si recolectamos suficiente información podemos considerar que plan seguir.

    #628
    Perrin
    Perrin
    Participante

    Me intento llevar al Drow aparte
    – Parece que en tu mundo el engaño y la avaricia no existe. Deberías haber entendido que forma parte del plan para ir hacia los bandidos, es obvio que no trato de engañaros. Pero como parece que no tienes mucha perspicacia, te lo intentaré explicar.

    Si viene:

    – Para vivir, me aprovecho de la avaricia y de la ignorancia de la gente. Como ya te dije, todo lo relacionado con Lord Triscas es falso. Igual que otros personajes a los que cito o encarno. La no veracidad no significa que no sea útil para nuestros propósitos. Como ejemplo, he vendido cientos de frascos como los de Enelio. Pero eran de agua con almizcle. Y no creas que muchos clientes se quejaron…

    – Si os hago partícipes de la fantasía, la ilusión que podemos crear nos puede llevar más lejos todavía.

    – Recuerda que la tinta y el papel empieza, y termina, más guerras que cualquier espada. Y yo escribo muuuuuuy bien.

    (Le guiño un ojo y espero que lo haya entendido).

    – Si aún así no lo entiendes, procuraré ser más claro en el futuro.

    #707
    kimono87
    kimono87
    Participante

    Propongo atacar de frente por la noche y puedo cargar todo tipo de armas ya que tengo una gran fuerza.

    Esta vez iré con el grupo no iré por mi cuenta ya que estoy dañado

    #708
    Julian Ross
    Julian Ross
    Participante

    Julian Ross se queda pensativo… Quizá Aldren es algo más que una artista alcohólica, después de todo. Se acerca a ella y, posando la mano en su hombro, respalda su idea.

    -Tal y como dice la nuestra bardo de mejillas sonrosada por el ron, la mejor opción es combinar estrategias. Enelio puede ir con uno o dos acompañantes a hablar con los bandidos de buenas formas e intentar conseguir información sobre lo que se nos viene encima. El resto puede esperar a participar o, si en un tiempo no fan señales, proceder a atacar y barrer el campamento.

    Dado que hay varias posibilidades válidas, se mostrará conforme a lo que se diga en mayoría.

    Por último, se acerca a Perrin e intenta calmar los ánimos.

    – Por tanta tontería, ahora me toca hacer de banca ambulante -le da una palmada en el hombro y le ofrece ron- Bebamos juntos, esto va a ser largo, pero con suerte lo pasaremos bien m

    #709
    Valiser
    Valiser
    Jefe de claves

    Comienzo Turno 9

    En el 1368 DR a 14/01, 2 día de aventuras, en algún lugar entre Beregost y el Bosque de los Dientes Afilados.

    El grupo se hallaba a escasos metros de donde hacia unas horas se había jugado el pellejo, haciendo uso de sus raciones calmaban su sed y hambre de la inclemencia del camino, cundía cierto silencio durante el desayuno, mientras unos terminaban el aperitivo, y otros ya se preparaban la marcha, el silencio quebró para dar paso a los siguientes movimientos.

    – “Necesitamos con urgencia cazar una bestia de fiereza comprobada y taimada naturaleza llamada el matabueyes, parece que tiene un conflicto abierto junto a sus trasgos contra la tal Sombra que mencionaba el bandido Pol… y por alguna extraña razón hay otras bestias que le apoyan, Kilianna Seval, la ley por éstos lares ofrece una cuantiosa cantidad a cambio de su cabeza, aunque creo que no conoce hasta que punto la zona está embutida en un peligroso entramado de escaramuzas y rencillas que desconocemos.”

    Explicaba con detalles Vidrionegro a Nissa Turen.

    – “Entiendo, con suerte durante la caza de esa alimaña podré encontrar druidas locales del Bosque de los Dientes Afilados y podemos hacer un dos por uno, es vital que los trolls no penetren nuestro sacro bosque” comentaba preocupada la gnoma.

    El mago asentia al mismo tiempo que comprobaba que el resto del grupo, ahora de pie y ajustándose el equipo estaba listo, rápidamente decidió iniciar la conversación.

    – “Bien, parece ser que nuestra misión ha ganado en complejidad. Tenemos a dos nuevos actores con los que lidiar, Sombra por un lado y los bandidos del arroyo por el otro… Hemos de sopesar muy bien como manejar ésta circunstancia. Digo que adentrarnos en el bosque de forma precipitada puede ser fatal… No solo hemos de rastrear y dar muerte a una alimaña y a sus seguidores, si no que además tendremos que cuidarnos de su competidor, esa Sombra y sus kobolds. Por no añadir que el riesgo de que una partida de bandidos bloquee nuestra vía de escape una vez nos adentremos en la espesura es una posibilidad real.

    Teniendo todo esto en cuenta, propongo que en la bifurcación torzamos al norte, siguiendo la linde el bosque hasta encontrar el refugio de esos bandidos, si el lugar es la mitad de  bueno de lo que nos han dicho resultara ser un campamento excelente para organizar y ejecutar nuestra misión, ademas, seguro que los granjeros de la zona sabrán agradecer la labor de limpieza.

    Si conseguimos asegurar una posición segura en la linde del bosque no tendremos problemas para rastrear la guarida de nuestro objetivo con una cierta seguridad.”

    El resto del grupo, dubitando sobre las palabras del mago tenían contrastadas opiniones al respecto.

    Mientras los aventureros debatían si torcer al este, al norte, y como, Perrin se quedó mirando las armas del “bote”, después vio la robusta espalda del enano.

    – “Amigo, creo que tu eres el indicado para esa tarea.”

    El mediano, marcaba con la mirada las armas manchadas de barro sangre y melladas.

    – “Pero recuerda, todos confiamos en que no melles ninguna espada o destenses alguna ballesta por el camino” Acabó a la par que le guiñaba el ojo.

    El enano Rom, al ver reconocida su constitución y fuerza responde alegre como raras veces le habíais visto.

    “Por una vez estamos de acuerdo, yo lo llevaré, puedo cargar eso y mucho más. Descuidad! Cuidaré bien de esta chatarra…” No podía evitar mirar escéptico el estado deplorable de las armas” aunque muchos de los aquí presentes apenas sabríais distinguir una hoja embotada de una afilada… algunos lo más redondo que habéis visto en la vida es la cabeza de un marrano… mucho charlatán y poco guerrero…” gruñe entre dientes.

    Medio sonriendo al enano, medio integrándose en el discurso de Enelio, Perrin tenía clara su posición al respecto.

    – “No parece buena idea ir contra un grupo organizado, que nos supera en número, con magos, con ventaja proporcionada por una empalizada y guardias permanentes. Y menos, presentarnos como hostiles…. Un ataque frontal no es ni efectivo, ni necesario.

    Otra cosa será que el embajador de Lord Triscas quiera entablar relaciones económicas, militares y sociales entre el nuevo “Imperio bandido” y el reino de Luskan. Y para fundamentarlas necesitemos que tomen parte en el conflicto con el matabueyes.

    De ser así, mi voto va para visitarles.”

    Así pues Botellaverde dejaba clara su postura de no intentar agredir a los bandidos, un frente que quizás no podrían ganar, pero si estaría abierto a influir en ellos o negociar algún tipo de artimaña.

    Enelio asiente ante la lucidez del mediano Perrin

    – “Efectivamente, un ataque frontal sería un suicidio” mira intencionadamente al semiorco un instante, éste al percatarse casi al margen de la conversación le gruñe enseñando los dientes en señal de desaprobación, siendo ignorando por Enelio. “Lo mejor será aproximarse con cautela y tratar de averiguar lo máximo sobre ellos antes de actuar. Y si la diplomacia es viable, quizás el insigne enviado de Lord Triscas deba hacer valer su autoridad.” Deja entrever una sonrisa divertida al responder.

    A Perrin no le desagradaba ahora la idea puesto que los ataques frontales no eran de su devoción.

    Mientras, Rom empezaba a agrupar las armas por tamaño y buscarles sitios por su enorme petate, uniéndolas por grupos, no le gustaba el rumbo que estaba tomando la conversación.

    – “Yo creo que no habría que desviarse del rumbo de la misión, no sabemos que lo que nos espera por el otro camino, y no esperéis ser bien recibidos después de lo que hicimos anoche. Para mi son bandidos de deleznable naturaleza. Yo no me fio, pero mientras quede ron en mi zurrón acataré la decisión de la mayoría. Sea como fuere, movámonos rápido”

    Cerraba la conversación y su mochila al depositar las espadas largas algo sobresalientes por la parte superior.

    El drow, por su parte empezaba a tener clara su posición.

    -“Si, atacar de frente sería un suicidio pero no van a estar siempre en su guarida ni tampoco siempre juntos, si los derrotamos en varias escaramuzas en el bosque podremos con ellos, y de paso así libramos a los campesinos de esas “bestias”. Propongo ataques en la protección de la noche, así no nos verán venir. Será un buen fuerte para luchar contra el matabueyes, podemos preparar algunas trampas que nos ayude a enfrentarnos a él.”

    Viendo el drow una posibilidad de ventaja táctica en el fuerte respecto a la intemperie. No obstante a Perrin se le podía ver visiblemente la cara de negación.

    – “¿Qué os hace pensar que el matabueyes atacará un fuerte? Sobretodo teniendo otras víctimas más fáciles. Y, no lo olvidéis, a las que ya están atacando.

    No tenemos recursos ni víveres para estar perdiendo tiempo en escaramuzas, tomar fuertes… Y, sobre todo, esperar a ser su objetivo. Si conseguimos el soporte de los bandidos, bien. Si no, a otra cosa.”

    Insistía Perrín al tener muy claro que enemistarse con un grupo indeterminado en equipo y número podría ser una temeridad.

     

    Con argumentos sacados a la mesa por el propio mediano, el mago intento llevarlo a su terreno.

    – “Precisamente, buen Perrin. Nuestros recursos son limitados y no harán más que menguar en cuanto nos internemos en la espesura. En cuanto a que hará o dejara de hacer el Matabueyes… Ese es el punto, no lo sabemos, por eso considero importante adquirir toda la información posible… Eso conlleva tiempo, y el tiempo consume nuestras preciadas raciones. Si podemos asegurar una posición fuerte y bien provista, no tendremos que preocuparnos por ello. Se que es un plan arriesgado… Pero no me parece menos arriesgado que afrontar la carga de toda una horda de trasgos y kobolds en mitad de la espesura del bosque de los Dientes Afilados.”

    Aun así, para el mediano esquiva de problemas tan grandes como aquel el plan le seguía haciendo aguas.

    – “Nada asegura igualmente que después de las negociaciones y una bonita conversación hibernal al tal Miller le de por rajarnos como cerdos y tirarnos en alguna zanja, exponernos a el abiertamente no me parece buena idea… por otra parte, visto lo visto, entrar tal cual por el Este en los Dientes afilados puede suponer una emboscada y muerte rápida… quizás… “una mirada perspicaz surge en su rostro “Si los mejores elocuentes de nuestro grupo intentan convencer a Miller de algo conveniente para nosotros, mientras otros aseguran una ruta de escape o una acción que provoque el caos o una oportunidad quizás no sería del todo una locura, pero no le enseñemos a un delincuente de calibre toda nuestra baraja”.

    El drow, reflexiona sobre las palabras de Aldren, pero puesto que el no tiene un habla fácil para tal empresa piensa que es mejor que den la cara sobre para opinar los pertinentes.

    No obstante si tenia una replica para Perrín.

    – “Se que el matabueyes no tiene porqué atacar el fuerte, pero podemos provocarlo de alguna manera. Además los bandidos no se unirán a nosotros, en todo caso querrán despojarnos de nuestras pertenencias… Así funcionan las cosas” El drow al pensar en ello le vienen pensamientos amargos. “Y otra cosa, deja ya el cuento del señor Triskas, entiendo que lo usarás con el bandido, pero se supone que estamos en el mismo barco, ¿Que ganas mintiendo nos sobre eso?…” Al preguntarle le miraba fijamente para leer su lenguaje corporal, al no saber si puede mentir era mejor fijarse minuciosamente en otros detalles.

    Después se vuelve a dirigir a todo el grupo:

    – “Si nos decidimos a capturar el campamento de bandidos, una opción es hacerle saber al matabueyes que todos los bandidos han sido exterminados, dudo que deje la oportunidad de desvalijar un campamento. Aunque dependiendo de cuan inteligente sea puede que esté plan lo ponga en alerta. La otra opción que se me ocurre es cazar a sus secuaces por separado, así de alguna manera la ira lo llevará a nosotros. Sea como fuere, deberíamos reunir información sobre la zona y elegir con mas claridad.”

    Terminaba, dejando claro que tampoco quería ir al este directamente.

     

    “¡Tonterias!” Aplicó con estruendo Grinler. “Las batallas cargando frontalmente son las mejores, nos deberíamos dejar de charlas y romperles la crisma, me da igual si al matabueyes directamente o pasando por los otros humanos del norte…” Pareciendo el semiorco que medita algo… luego añade “aunque ésta vez intentare controlarme un poco jeje…” sus dientes amarillentos muestran una sonrisa gastada y, casi se podría decir que inocente.

    Harth Vilner, apoyado en uno de los arboles esperando la marcha con los brazos cruzados le era indiferente el norte que el este, su patrón y deidad esperaba batalla y parecía que en ambos puntos cardinales la encontrarían… el clérigo observaba al semiorco, pese a que sin disciplina en su vida, era de elogiar su predisposición en la lucha, Harth le debía algo de respeto por ello.

    Mientras la marcha empezaba de nuevo a eso de casi un mediodía en presencia los aventureros aun no estaban del todo seguro de que hacer, no obstante, parecía que ganaba la opción del norte, ya fuera intentar engañar o negociar con los bandidos, a la mayoría les atraía más el concepto de hacer algo con aquellos ladrones que no dejarlos al libre albedrio.

    Ahora el camino se presentaba tranquilo y con alguna que otra incognita el silencio empezaba a imperar en la senda mientras el viento mecia las copas de los arboles cada vez mas espesos en su copa, Nissa Turen se percató de que apenas veía animales, así que intuía que conflictos habían vuelto el lugar inestable para sus quehaceres.

    – “¿Algo extraño?” el elfo oscuro retrocedia ligeramente de la vanguardia pero llamó la atención el rostro pensativo de Nissa.

    – “No… es solo que el bosque se hace mas espeso, y en lugar de encontrar mas vida parece haber mas muerte.”

    El elfo oscuro asentia, la conversación que prosiguió, Nissa explicaba los altos arboles pasado Puerta de Baldur al Norte, donde los inviernos se hacían más duros, pero los círculos druídicos daban cobijo a quien lo necesitara compartiendo su sabiduría y conocimientos siempre que éstos huéspedes fueran afines a una vida no destructiva.

    A Draloss le costaba imaginar tal empresa, gratis y altruista no estaba en su forma de vida, donde en su hasta hace poco sociedad, todo tenía un coste y un interés oculto y… si no lo tenía, es que algo malo te iba a ocurrir en poco, pues podias ser un cebo o fruto de una mentira política.

    Al acabar la conversación, el mediano Perrin aprovecho para acelerar ligeramente el ritmo igualándose al explorador:

    – “Parece que en tu mundo el engaño y la avaricia no existe. Deberías haber entendido que forma parte del plan para ir hacia los bandidos, es obvio que no trato de engañaros. Pero como parece que no tienes mucha perspicacia, te lo intentaré explicar.

    Para vivir, me aprovecho de la avaricia y de la ignorancia de la gente. Como ya te dije, todo lo relacionado con Lord Triscas es falso. Igual que otros personajes a los que cito o encarno. La no veracidad no significa que no sea útil para nuestros propósitos. Como ejemplo, he vendido cientos de frascos como los de Enelio. Pero eran de agua con almizcle. Y no creas que muchos clientes se quejaron…

    Si os hago partícipes de la fantasía, la ilusión que podemos crear nos puede llevar más lejos todavía.

    Recuerda que la tinta y el papel empieza, y termina, más guerras que cualquier espada. Y yo escribo muuuuuuy bien.”

    Al terminar el perspicaz picaro le guiña un ojo, y añade una coletilla final

    – “Si aún así no lo entiendes, procuraré ser más claro en el futuro.”

    Nissa, que no sabia apenas de que iba el tema restaba en silencio, y el elfo oscuro agradeció que el mediano intentara aclarar la situación, no obstante, tenía que pensar en cuanta veracidad y peso y si quería conciliarse con Perrin.

    El grupo seguía marchando y Rom se acercó tal como Perrin se alejó.

    – “¿Te está dando problemas el mediano?” sonrie algo arisco

    El elfo oscuro niega con la cabeza

    – “Mas bien aclarando conceptos, ya veremos, en cualquier caso…Excelente combate enano, incluso con esas heridas pudiste con aquel tipo, te debo un trago sin duda” El elfo oscuro sonrió amablemente a su duo en combate.

    – “¡Un enano jamas olvida una promesa! Date por tumbado!” El enano profiere una enorme risotada en medio del camino, perdiendo todo sigilo, poniendo algo nervioso a Enelio, Harth y Julian, mas atrás.

    Unos metros mas atrás, Julian, que iba detrás de Aldren observaba a la muchacha, la bardo tenia ese ademán de no saber que hacer con su vida, sin embargo también transmitia determinación en que hacer con su “ahora”.

    El grupo llegaba a la encrucijada que habia prometido Pol, el bandido prófugo, el camino seguía al este, con una densidad en los arboles cada vez mayor, ese camino tendía a descender, dejándoos entrever un valle gigantesco con mas maleza de lo que vuestros ojos pueden tocar fin, el camino del norte en cambio, también boscoso, lindaba sobre el ligero montículo el bosque y lo bordeaba hasta, si la información era correcta, la zona de las granjas y el manantial que los bandidos podrían haber ocupado.

    – “Tal y como dice la nuestra bardo de mejillas sonrosada por el ron, la mejor opción es combinar estrategias. Enelio puede ir con uno o dos acompañantes a hablar con los bandidos de buenas formas e intentar conseguir información sobre lo que se nos viene encima. El resto puede esperar a participar o, si en un tiempo no fan señales, proceder a atacar y barrer el campamento.” Decía Julian a la par que veía que el grupo se detenía y tenía que volver a decidir, esta vez, concretamente y definidamente, cual sería su próxima acción pues sería muy determinante.

    Enelio se disponía a defender nuevamente sus argumentos y Julian quiso quitarle presión del grupo sobre Perrín, tácticamente nunca ha sido sano en una unidad que haya rencillas abiertas, con alcohol en mano le ofrece un trago al mediano.

    – “Por tanta tontería, ahora me toca hacer de banca ambulante -le da una palmada en el hombro y le ofrece ron- Bebamos juntos, esto va a ser largo, pero con suerte lo pasaremos bien”.

    El mediano le observaba, pensando su respuesta, era la hora, el Matabueyes al este o Miller al norte aguardaban.

    Fin Turno 9

    #710
    Perrin
    Perrin
    Participante

    – Trae ese trago compañero!

    Como alegato final:

    – Si vamos una comitiva a negociar, y el resto nos cubris… (titubeo un poco). Es para conseguir soporte. Si es por víveres, no me juego el pellejo por dos chuscos de pan teniendo la ciudad a dos días de camino.

    – Propongo que nos aproximemos para ver el fuerte y los integrantes que allí se encuentran. Tenéis ese tiempo para descubrir cómo podemos atraer al matabueyes al fuerte. Si no lo vemos claro, abortamos misión y vamos directos al bosque.

    Rebusco entre mis cosas disfraces y alhajas que puedan servirnos para engañar a los bandidos. Algo tipo cónsul y guardia personal.

     

    #711
    Savi
    Savi
    Participante

    El grupo se conjugó en la encrucijada.

    Enelio tomó la palabra cuando la retaguardia al fin llego al cruce de caminos.

     

    -Es la hora de consolidar nuestra determinación. Tomemos el camino que tomemos, lo habremos de hacer sin sombra de duda.

    Mantengo mi postura, la mejor apuesta se encuentra en el fuerte de Miller, al norte. *Mira ahora hacia el camino norte* Coincido con lo antes dicho por la señorita Aldren, una estrategia combinada es lo mejor. Por esto propongo que si nos encaminamos hacia el norte lo hagamos avanzando cobijados por la gentil luz de la luna. Habremos de aproximarnos al fuerte al resguardo del sigilo, ver a los bandidos antes que ellos a nosotros y medir bien sus fuerzas y actitud. *dedica un cabeceo hacia el drow* Cuento con sus ojos para ello, buen Dralos. Si después de esto comprobamos que es factible el engaño, el señor Perrin y yo trazaremos un plan para embaucarlos, no obstante, considero poco probable la cooperación desinteresada de los bandidos… *Mira ahora a Perrin algo ceñudo*

     

    Posiblemente nuestro desempeño allí requiera de violencia. *Mira uno a uno a los mas belicosos de la compañía* Nuestro primer objetivo es tomar el fuerte. Si no es posible habremos de reunir toda la información posible relativa a nuestra presa, ya sea mediante la extorsión o el engaño.

    Si hay diplomacia, Perrin y yo trataremos de debilitar sus posiciones y exponer a sus integrantes a nuestro acero. Si la palabra no es posible tendremos que actuar furtivamente, emboscar a sus patrullas, asaltarles durante la noche y con cautela debilitar a su grupo lo suficiente como para tomar sus muros por la espada.

    Bien… *medita un momento repasando sus propias ideas, asegurándose de no haber dejado ningún cabo suelto* Si no hay objeciones, caminemos. *Se encara dispuesto rumbo norte*.

     

    //Si finalmente nos dirigimos al norte:

    Durante la marcha, ya cayendo el velo nocturno, Enelio se aproximara a Perrin para tratar sobre las posibles vías de actuación en caso de diplomacia con Miller y sus chicos.

    -Buen Perrin, he estado pensando… Como bien dices, cuando una fantasía es compartida por varios esta llega a materializarse empañando a la misma realidad… Así pues, sugiero utilizar la fantasía de Miller en su contra. Ya escuchaste a Pol; El bandido cree ser el señor de su propio “reino en miniatura”. Podemos aprovechar eso:

    Simulamos representar a un noble inversor de alguna gran ciudad, dejo los detalles en tu mano, que este interesado en adquirir derechos sobre los terrenos cercanos al arroyo y las granjas. Decimos que los granjeros se han negado en varias ocasiones a hacer negocios con “nuestro señor” y que agradecemos al nuevo regente del lugar su labor ocupándose de ellos… Si pica, le proponemos un jugoso trato, algo que sin ser demasiado bueno, no pueda rechazar, y si vuelve a picar le citamos con el chamberan mayor de “nuestro noble señor”, encargado de la moneda, en algún lugar y bajo unas condiciones que nos sean favorables y donde nuestros guerreros los estén esperando… Y si pica de nuevo… bueno, sera la ultima vez que pique.

    *Observa al mediano, adivinando sus facciones bajo la tenue luz de la joven luna, esperando su análisis*

     

     

    #712
    Rom (powerfly)
    Rom (powerfly)
    Jefe de claves

    – Dejaros de monsergas, cotorras!, es hora de actuar. Me parece bien que el ladino vaya a probar suerte con sus argucias, partid con él los que tengáis más facilidad de palabra. Quizás sería interesante que Julian se vistiera con la ropa de los bandidos caídos y tratara de hacerse pasar por uno de ellos.

    – Pero si queremos tener alguna posibilidad de éxito, más vale que no os vean en compañía del orco, el drow, o de mi mismo. Somos un grupo de lo más variopinto, nadie se tragaría todas esas sandeces si nos ven juntos. Sin embargo si acudís solo los más diplomáticos y presentables quizás tengamos suerte.

    – id con cautela y no arriesguéis el pellejo más de lo necesario, si no lo veis claro huid y os cubriremos las espaldas.

    – Espabilad! Mi hacha vuelve a tener sed de sangre!

Viendo 15 publicaciones - del 91 al 105 (de un total de 150)

Debes estar registrado para responder a este debate.