La sombra y la bestia (Primera sesión)

Historias Interactivas Foros Partidas de Rol: D&D La sombra y la bestia (Primera sesión)

Este debate contiene 153 respuestas, tiene 11 mensajes y lo actualizó kimono87 kimono87 hace 1 día, 5 horas.

Viendo 15 publicaciones - del 121 al 135 (de un total de 154)
  • Autor
    Publicaciones
  • #740
    kimono87
    kimono87
    Participante
    1. Esta claro k nos están observando, me escondo en un arbusto y utilizo avistar
    #742
    Perrin
    Perrin
    Participante

    Maldiciendo mi suerte…

    – Lord Triscas de Tulstan no esperaba un recibimiento así. ¡Deponer las armas antes de que se inicie un conflicto internacional!

    Al primer flechazo que vea volar, disparo al arquero más cercano (visible) y grito:

    – ¡Prender fuego a esos árboles!

    Salgo del camino por el lado del SemiOrco cagueta. Cuando esté a su lado le digo:

    – Sal de ahí Mastuerzo! Que te van a ensartar cómo a una oliva.

    #743
    Draloss
    Draloss
    Participante

    *Me voy echando hacia atrás y disparó si atacan, priorizo aquellos que están por la zona que vamos a escondernos para tener cobertura*

     

    #744
    Julian Ross
    Julian Ross
    Participante

    Ross se debatía una vez más entre la cautela y las ganas empezar la acción… Si se escondía como el orco, sería ensartado… De haber tenido una antorcha, habría hecho arder el bosque entero. La diplomacia y las argucias de Lord Triskas se habían ido al traste en cuanto Enelio nubló su entendimiento. Sólo quedaba una opción: ir a muerte.

    Mientras los hombres de los árboles hablaban, dejaba sin mucho ruido la espada a un lado y preparaba la ballesta. Su tiro iba a seguir a cualquier ataque de ellos. Viendo que sus compañeros también preparaban los proyectiles, decidió que a la que un arquero enemigo cayera, iba a cambiar ballesta por espada y se iba a encargar de la lucha a nivel del suelo.

    Prefería morir sin ser recordado por nadie a ser tildado de cobarde.

    #745
    Yukino
    Yukino
    Participante

    Aldren después de escuchar atentamente la clara amenaza que le habían hecho los arqueros, decidió no subir a los árboles, por lo menos de momento.

    Al ver como se estaba poniendo el panorama decidió usar su poder de falsa vida para protegerse en caso de ser atacada.

    Siempre había tenido dotes para dialogar, así que aunque esta vez estaba complicado pensó que quizá los salvaría o almenos les daría tiempo. Sin hacer muchos movimientos bruscos, arco en mano relajado, les preguntó a que se dedicaban, quizá les podían ofrecer algo que les interesara.

    #746
    Valiser
    Valiser
    Jefe de claves

    Comienzo Turno 11

    La situación estaba llegando a puntos limites, con la caída del sol los dos grupos, el que estaba camuflado en la naturaleza y el de pies en tierra ahora intercambiaban tensas miradas con sus armas de proyectiles intentando buscar un tiro limpio, con la mayoría de arcos apuntando a Enelio, pero sin perder de vista a los demás el líder bandido esperaba una respuesta, con un silencio que solo un ligero viento bajo la copa de los arboles consiguió romper, pronto encontró el enigma respuesta.

    – “Atrapados por una panda de vulgares malhechores…” Enelio dejó escapar un suspiro, cerró los ojos y tras unos instantes de reflexión lo tuvo claro; No había cabida para una solución pacífica, no con este grupo, no con el fanático de la llama y el salvaje semiorco…

    El mago no dudó en coger el único camino que a su parecer el destino ofrecía, y lejos de dejarse atribular aceptó gustoso la apuesta. Antes de abrir los ojos rememoró las palabras del conjuro en el que empeñaría su vida.

    Con una extraña sonrisa y el brillo del jugador en sus ojos, Enelio dió un paso al frente alejándose una zancada del grueso del grupo a la vez que con voz firme y airada aceptaba el reto.

    El bandido, que anteriormente se dirigió al grupo estaba mas tenso que nunca, al mismo tiempo que veía que el mago se disponía a algo, destensó su arco (que no sus compañeros) y preparó algo bajo la túnica.

    – “No me subestimes, alimaña!”. Espetó finalmente el mago.

    Enelio Vidrionegro levantó su mano y comenzó una salmodia, sin embargo las palabras que repetía en su mente no eran las que su boca verbalizaban. El mago era consciente de que aquel movimiento atraería sobre el los proyectiles enemigos de inmediato, por lo tanto todo su empeño estaba en preparar el hechizo defensivo Escudo al tiempo que su simulado ataque aseguraba el máximo de ataques sobre su persona. Esperaba que eso diera una oportunidad al resto del grupo para reaccionar y rezaba para no morir en el proceso.

    Enelio Vidrionegro se sentía más vivo que nunca. Con su suerte en manos de la señora sonriente y a merced del beneplácito de Mystra, el mago experimentaba ahora la grandeza de la inmortalidad comprendida en un instante al verse afrontando la certera muerte.

    Tal como el otrora alquimista actuó, el bandido que anteriormente había hablado hace sonar un cuerno que saca debajo de su capa camuflada, el crujido del sonido viajaba a gran velocidad por el bosque, rompiendo la tranquilidad del lugar.. al mismo tiempo diversas flechas ya preparadas de los incursores salieron volando.

    El primer proyectil iba dirigido al centro del pecho del anciano mago, pero interponiendo sus manos, parecía que una especie de conjuro (éste si, real) interponía un leve campo que permitió desviar, que no frenar la flecha de su enemigo y cayo con fuerza al suelo, clavándose.

    No ocurrió lo mismo con la segunda, que llegó medio segundo después, la flecha perforó la lámina mágica del anciano y entro limpiamente por su nuez, saliendo la mitad de la flecha por su espalda, automáticamente su cuerpo se hizo al suelo y un borbotón de sangre empezó a verse por su boca y cuello, manchando estrepitosamente la túnica y su bello facial (-16 Puntos de Golpe, Enelio está muerto).

    En sus últimos momentos el mago escuchaba el crepitar de la batalla venidera en la que por venir, almenos, había dado algo de tiempo a sus compañeros.

    La lluvia de proyectiles continuaba y mientras el mediano Perrin buscaba a cual de dos arqueros que tenia a tiro disparar primero vió al mago caer rápidamente, lo cual sacudió su psique y empezó a asimilar lo que se les venia encima.

    Una flecha rozó su muslo (-1 Puntos de Golpe), aunque no parecía severo Botellaverde se alarmó y antes de buscar su tiro pudo esquivar una segunda flecha que le silbó la oreja.

    Por si no fuera poco, en el avance del camino, en los dos árboles que quedaban al norte, quedaron revelados 3 asaltantes más, que, disparando sus arcos y revelando su posición, dispararon sobre el grupo.

    Grinler, con su jabalina estaba dudando entre disparar y esconderse, pero cada vez que se giraba para buscar un lugar, veía sobre los arboles como no conseguiría un ángulo muerto en el que ocultarse, antes siquiera de poder reaccionar, del norte le sobrevino una terrible flecha que impactó en su costillar. (-10 Puntos de Golpe). Con un alarido terrible y los ojos mostrando una mezcla entre miedo e ira por igual el semiorco se tambaleó apunto de caer, pero tras hincar la rodilla en el suelo medio segundo, se alzó a punto de lanzar su jabalina sobre uno de ellos.

    En medio del caos Nissa buscaba un lugar donde resguardarse, se giró un momento viendo el camino por el que habían venido y estaba segura que lo mejor era haber salido corriendo o intentar dialogar, su corazón palpitaba nervioso, apunto de explotar, para cuando notó un empujón desde la espalda y, vió que una punta de flecha le salía por debajo de los senos (-14 Puntos de Golpe, estás a -4, inconsciente y sin estabilizar, algún compañero puede intentar ayudarte), empapada con sangre que, sin duda era suya, acercando sus manos al impacto, cayo lateralmente con una lagrima en los ojos, pensando si estaba fallando estrepitosamente a sus ancianos.

    La druida, ahora en el frio suelo notaba como su consciencia se desvanecía, aún seguía respirando pero, de seguir así y sin recibir ayuda sin duda aquel sería su último respirar.

    Casi simultáneamente una última flecha del norte viajó hacia el elfo oscuro que, justo a punto de soltar su flecha hacia arriba recibió el impacto en el hombro, la flecha, sin clavarse, si dejó desgarrado algo del hombro, dejando ver una herida muy fea bajo la armadura (-5 Puntos de Golpe), el elfo oscuro, lejos de amilanarse, pero sintiendo que podía morir en cualquier momento, intentaba, ahora temblando ligeramente seguir apuntando al enemigo.

    Julian estaba nervioso, en 3 segundos habia visto caer de un plumazo a dos compañeros suyos y el semiorco, temible en distancias cortas ahora habia recibido un fuerte golpe antes de poder hacer mella en sus enemigos, maldiciendo el no tener un antorcha para provocar un incendio y jugar esa ventaja táctica, Julian se dispuso a disparar con su ballesta al arquero más cercano que tenía.

    De su arma salió disparado un virote que impacto en el muslo de uno de los arqueros, el proyectil entró limpiamente en el muslo del arquero que, al traspasar su carne se clavó en la madera (Tirada de Ataque con ballesta de mano: 1d20+2 = 20, Éxito, Bandido 1: -6 Puntos de Golpe), el bandido, que estaba intentando levantarse ligeramente para apuntar mejor a Vilner o quizás Aldren no se lo esperaba y perdió el equilibrio, sin soltar su arco el hombre esgrimió un grito y cayo unos pocos metros dentro de unos arbustos, aunque por el sonido del golpe, seguro que se hizo algún daño, no obstante, dichos arbustos ahora se movían…

    El elfo oscuro volvió a retensar el arco mientras retrocedía hacia el este para buscar cobijo en aquellos árboles, del flanco derecho vió como había caído uno de los arqueros, el optaría por el segundo.

    Olvidando la gravedad de sus heridas, y con la presteza propia de su raza, su flecha surco presta el aire, ofendido por la inteligente artimaña de camuflaje empleado quiso devolver el tanto y al parecer salió bien, la flecha se clavó en el torso del segundo arquero, pese que el primero intento mantener el equilibrio y no pudo, éste no tuvo la oportunidad por la gravedad del impacto (Tirada de Ataque con arco largo: 1d20+5 = 17, Éxito, Bandido 2: -9 Puntos de golpe). Soltando el arco en la caída y haciéndose una bola con la capa su grito contrastaba con el sonido del cuerno de su líder, en su caer no encontró matorral alguno y con un extraño crujir de huesos y tripas dejó un charco en el suelo, cerca de nuestro difunto Enelio.

    Perrin, maldiciendo a Tymora descargó su flecha contra otro de los arqueros, también avanzando ligeramente hacia el este, buscando el cobijo de la zona que, ahora parecía mas despejada, el arquero al que apunto, estaba a punto de disparar una segunda flecha al mismo mediano al ver que se alejaba del camino pero Perrin descargó antes (Tirada de ataque con arco corto: 1d20+5 = 18, Éxito, Bandido 3: -9 Puntos de Golpe), la flecha hizo que el disparo del villano se disparará en dirección errónea, entrando por su pecho hizo que el arquero se mareara y golpeándose con su nuca en el tronco del árbol donde moraba cayó en un estado severo, intentando amortiguar la caída con los brazos soltó el arco y con un terrible sonido contra la tierra, se arrastró como pudo al otro lado del tronco opuesto al de nuestros compañeros, no obstante, antes de llegar, con su mano en alto como intentando forzar el movimiento, el hombre dejó de moverse.

    Harth odiaba aquella situación, ignorando la caída de sus compañeros, pues formaba parte y paso natural de la batalla a la que profesaba devoción, apuntó hacia el culpable de aquella escaramuza, guiñando un ojo para apuntar mejor, su virote voló dirección al tipo del cuerno (Tirada de ataque 1d20+2 = 7, Fallo) que, al ver las intenciones del clérigo se hizo hacia atrás ligeramente esquivando la agresión, y dejando de soplar el cuerno durante un segundo.

    Perrin que veía como Grinler, despreocupado nuevamente sin avanzar hacia el este seguía buscando un tiro limpio con la jabalina le grito al bárbaro:

    – “Sal de ahí Mastuerzo! Que te van a ensartar cómo a una oliva.” Le recomendaba al semiorco.

    A apenas unos metros

    –  “Huid insensatos!!!!” Gritó Rom forzadamente para que lo escucharan los bandidos que aun estaban enteros, el enano, que no vió factible la escalada si que valoró que en segundos ellos habían demostrado bastante potencia de fuego, y no dejó desapercibido el hecho de que quedaba en un arbusto cercano (lado izquierdo del camino) uno de los bandidos, tirando la ballesta de mano, pues no tenia tiempo para guardarla, desenvaino su hacha a dos manos a la par que corría y se disponía a dar su merecido a aquel tipo antes de que pudiera incorporarse.

    Cruzando los matorrales donde había caído, lo vio levantándose desenvainando su espada corta, (Tirada de ataque hacha a dos manos: 1d20+5 = 13, Éxito, Bandido 1: -5 Puntos de Golpe) acción que no termino puesto que, fatigado, no pudo esquivar el impacto del acero del enano marinero, el hacha le abrió el pecho y, salpicando al enano en rojo el bandido se hizo hacia atrás, mas que muerto.

    Aldren por su parte, se habia quedado con muchas palabras en la boca, realmente esperaba una conversación mas larga, pero la provocación de Enelio precipito todo aquello, conjurando sobre su botella de ron, preparó el conjuro Falsa Vida, el cual al dar el primer trago a la botella notó como una fuerza, que definitivamente no era suya la protegía del mal sus musculos se inflaron y su adrenalina se disparó (Lanzas Falsa Vida, ganas +6 Puntos de Golpe temporales, pasando a tener virtualmente 15 Puntos de Golpe), si el combate se prolongaba sin duda, estaba mas preparada que nunca.

    Mientras, los 3 arqueros en los arboles del norte (uno en el de la izquierda, dos en el de la derecha), preparaban una nueva salva de flechas, el líder, con el cuerno encima del árbol, seguía con el sonido, hasta que finalmente recibió un impacto imprevisto. (Tirada de ataque con jabalina: 1d20+5 = 13, Éxito, Bandido cuerno: -7 Puntos de Golpe), Una jabalina surgió de la nada, proveniente de Grinler enfurecido, el cual tal como la dejó ir también se apartó hacia el este mientras mostraba una sonrisa manchada de sangre.

    La jabalina había dado y cortado parte del pie y la bota izquierda del hombre, chocando contra la enorme rama también la jabalina quedo clavada en el aposento del arquero, no obstante la rama quedó muy maltrecha y, aunque no partida por la jabalina, el impacto terrible fue suficiente para que, sumado al peso y desbalanceo del hombre que dejó caer el cuerno, la rama crujiera y partiera en la noche y el tipo gritara mientras caía.

    Cayendo del mismo lado que el pie maltrecho, su rodilla crujió al amortiguar la caída, quedando a apenas unos metros de los aventureros, éstos, que avanzaban en dirección opuesta al bandido para ganar distancia de éste y sus 3 compañeros visibles al norte, estaban cargando sus proyectiles y, el bandido, que al parecer era más duro que una roca enseguida se incorporó y, medio cojeando, medio arrastrando su pierna con un brazo, desenvainaba con el otro más por instinto que por elección a sabiendas que, ahora estaba expuesto.

    Fin del Turno 11

    Bueno, Enelio si no recibe resurrección parece que ha llegado hasta aquí, Nissa Turen por su parte necesitará de ayuda y suerte con los chequeos o puede que también, Draloss y Grinler son los que ahora están tocados, pero es posible que ahora tengáis cobertura en los arboles del este.

    Lo que está claro que el cuerno del líder… es un nuevo mal asunto.

    Jojojo, lunes o martes os actualizo fichas.

    P.D: La muerte de un personaje aliado os da bastante experiencia, pues es un hecho traumático del que también aprenden los compañeros.

    Archivos adjuntos:
    #749
    kimono87
    kimono87
    Participante

    Como puedo ensangrentado y exo polvo cojo alas ddos axas y al enemigo k esta en el suelo lo ataco

    #750
    Rom (powerfly)
    Rom (powerfly)
    Jefe de claves

    <offrol>

    Bueno para empezar me temo que los planos no me sirven de mucho porque no los entiendo (que es cada punto? donde estoy yo? donde esta gringer? jajaja), pero bueno voy a responder igual para intentar influenciar al resto xDD

    Propongo tratar de capturar al líder y usarlo como rehén para intentar detener la lucha además de sacarle información más tarde. Puede que sean bandidos y carezcan de honor y lealtad, pero confiemos en que respeten a su superior y nos dejen tranquilos si jugamos bien nuestras cartas. Sino, estamos jodidos, pero el tiempo apremia y no deberíamos seguir peleando si podemos evitarlo, hemos tenido bajas y podemos acabar palmando todos.

    Hay que curar/reanimar a los heridos, y regresar a la ciudad inicial en busca de ayuda para resucitar a Enelio, ya que sin el no duraríamos ni un telediario. Aunque estamos lejos, y no sabemos si conseguiremos ayuda, es una situación desesperada y hay que intentarlo, como es invierno el frío debería ayudar a que el cuerpo aguante el trayecto y llegue en “buen estado”, quizás tengamos una posibilidad. Sería una insensatez intentar seguir sin Enelio, y sin duda hay que actuar deprisa, ya que han hecho sonar un cuerno que típicamente se utiliza para pedir refuerzos, de manera que muy probablemente estamos en grave peligro y cada minuto que pasa estamos  más expuestos.

    </offrol>


    – Que no escape el bandido, es el líder del grupo! -Susurro a mis compañeros- Hay que atraparle para averiguar que diablos esta pasando y salir de aquí cuanto antes!

    Corro hacia él para cortarle el paso en la huida. Por el camino veo como Gringer se dispone a darle caza. Sin duda tiene esa mirada enajenada y los ojos inyectados en sangre así que no va a ser posible razonar con él. Evalúo la situación, y si veo que tiene posibilidades de llegar a alcanzarle (como está malherido espero ser más rápido que él y poder derribarle con relativa facilidad) le hago la trabanqueta y/o le empujo para que se detenga sin parar de correr:

    – Aparta escoria infame! no te das cuenta de que vale más vivo que muerto! Detente necio! o te detendré yo!.

    Si el empujón/trabanqueta no es suficiente, le meto un tajo en una pierna, procurando no causarle una herida grave, pero me aseguro de que se le quiten las intenciones, sin entretenerme demasiado para que no escape el bandido.

    Continúo mi persecución al bandido con la intención de abalanzarme sobre él y atraparle (confiando en que sus secuaces no me dispararán si corren el riesgo de herir a su líder). Como esta herido de un pie, debería poder darle alcance sin dificultad aunque Gringer me haya retrasado. Si veo que no esta muy malherido y me puede costar reducirle puedo decidirme a atacarle si veo un blanco fácil, intentando lacerarle un miembro no vital lanzándole mi hacha cuando este a poca distancia (la ballesta no que soy un negado xd). Pero esto lo haré solo si veo que no puedo alcanzarle. Mi objetivo a toda costa es capturarlo con vida, ya que sin duda posee información valiosa, y hemos de interrogarle. Es probable que haya pedido ayuda al hacer sonar el cuerno, pero no sabemos que esta pasando y necesitamos información.

    Como parece ser el líder de su grupo, podemos intentar aprovecharnos de la situación si lo tomamos como rehén para que nos dejen tranquilos y poder reagruparnos.

    Si consigo atraparle:

    – Alto el fuego o lo degüello aquí mismo! Largaros de aquí si queréis volver a ver a vuestro jefe con vida, malnacidos! Volved al maldito lugar del que procedéis y puede que le perdonemos la vida!  – Grito a pleno pulmón para que me oigan los de los árboles-

    Si veo que no consigo atraparle y que se escapa y nadie más tiene posibilidades de alcanzarle, le disparo con la ballesta, procurando no causarle una herida mortal, pero si detener su paso.

     

    #751
    Yukino
    Yukino
    Participante

    Aldren está intentando mantener la cabeza fría, aunque le es difícil.

    Intenta mirar que arquero tiene más a tiro y le dispara (intentando no descubrirse del todo). Cree que lo más inteligente es atacar rápido, saquear y huir. No hay tiempo que perder.

    #752
    Julian Ross
    Julian Ross
    Participante

    – Compañeros, hemos ganado el primer envite, pero no nos podemos permitir mucho más… -Ross intentaba arengar al resto del grupo y, a la vez, aportar un poco de realismo a la situación- Propongo intentar matar a esos tres desgraciados que quedan, pues nos alcanzarían en un momento, para luego salir por patas de aquí. Me presto a llevar el cuerpo de Enelio hasta Puerta de Baldur en busca de ayuda, mientras ello no comprometa mi vida.

    Mientras finalizaba su propuesta, observaba como Aldren se dirigía a una posición expuesta, decidida a atacar. Ross, que no quería ver más muertos, la siguió mientras preparaba la ballesta e intentaba hacer oídos sordos al bombeo incontrolado de su corazón. En aquel momento, para Ross la única opción posible era disparar la ballesta.

    #753
    Perrin
    Perrin
    Participante

    – ¿Estáis de broma? ¡Esto es la guerra! Preparaos para vuestro fin.

    Disparo al arquero que queda solo en el linde izquierdo, seguidamente me vuelvo a poner a cubierto.

    #754
    Draloss
    Draloss
    Participante

    *Draloss ataca con su arco a uno de los arqueros de los arboles y se pone a cubierto nuevamente, *

    *Aviso al enano si me puede ver a quién voy a atacar para que pueda rematarle*

    *Ver el cuerpo del mago le hacía sentir una ligera tristeza*

    #755
    Valiser
    Valiser
    Jefe de claves

    Comienzo Turno 12

    En el cenit de la batalla, el antes temible bandido ahora esbozaba un punto y noción de descontrol de la situación en su semblante, sin perder del todo el animo y mostrando disciplina, el desdichado hombre cojeaba a la máxima velocidad posible con la espada apuntando al grupo gritando:

    – “¡No les dejéis que me atrapen! Acribillar a los que se asomen!”

    Su largo y lacio pelo marrón grasoso se movía ante la exhalación del grito.

    Nuevamente, y siguiendo las ordenes los tiradores restantes en el norte esperaban su oportunidad puesto que tenían los arcos prestos y amenazantes.

    Aldren notaba el viento en su cara, pese a que el frio quedaba patente, un sudor le recorría la cara, notaba ese escalofrio en la espina dorsal y su corazón bombeaba fuerte conocedor a lo que se estaba exponiendo, sopla e intenta controlar su respiración, aun notando el poder del conjuro Falsa Vida sobre su cuerpo se notaba pletórica y vigorosa, intentando buscar un tiro limpio se asoma lo justo para intentar disparar al arquero más al oeste.

    Teniendo los tiradores el arco tensado y preparado en cuanto vieron la media silueta de Aldren buscando disparo abrieron fuego sin contemplación.

    Mientras las flechas volaban, nuestros aventureros se asomaban casi simultáneamente para devolver el fuego.

    La primera flecha pasó cerca de Aldren, casi rozando su cara se clavo un par de metros mas atrás pero el corte le llegó a la mejilla… un corte que no se produjo realmente (Aldren -1 Punto de Golpe Temporal), casi simultáneamente, dos flechas bailan en su dirección y, una, lejos de darle se clava en el árbol, la otra, impacta de lleno en el pecho y hace que Aldren pierda su puntería, su pelo rubio ondea hacia arriba por el impacto y parecía que caería al suelo, los tiradores, no pueden evitar un grito de júbilo al pensar que quedaba fuera de combate. (Aldren -5 Puntos de Golpe Temporales, ahora solo te quedan tus Puntos de Golpe naturales, pero no estás herida).

    Para su sorpresa Aldren volvió a tensar rápido el arco y tras su pelo ahora dejaba ver una sonrisa y una mirada picara y decidida.

    – “Me toca!”.

    Los arqueros no pudieron evitar su asombro, cruzando nerviosas miradas entre ellos.

    – “¡Pero si le he dado joder! No sangra!”. Espetaba el que le había dado de lleno.

    – “¡No pierdas la concentración y sigue disparando cretino!”. Le respondió el líder que volvía a ganar unos pocos metros de distancia.

    Para cuando las frases salieron de sus bocas la flecha de Aldren ya volaba buscando enemigo, para su desgracia los impactos anteriores le habían quitado la serenidad y su flecha erró medio metro por encima de su presa (Tirada de ataque con Arco corto: 1d20+4 = 8, Fallo), Aldren volvió a ganar cobertura detrás del árbol esperando otro momento.

    – “Compañeros, hemos ganado el primer envite, pero no nos podemos permitir mucho más…” Ross intentaba arengar al resto del grupo y, a la vez, aportar un poco de realismo a la situación. “Preparaos para acabar con los que quedan y salir de aquí cagando leches! Yo cargo con el cuerpo del viejo.” Explicaba el exPuño llameante mientras hincaba una rodilla asomando ligeramente del árbol para probar nuevamente suerte con la ballesta.

    El disparo fue bien dirigido y el virote iba directo a uno de los tiradores (Tirada de ataque con ballesta ligera: 1d20 +2 = 10, Fallo), justo en el último momento éste giró el cuello y rozando se perdió en la espesura de la copa del mismo árbol.

    Tal como Julian volvía a ganar cobertura el explorador Draloss intentaría cambiar hasta ahora la desfortuna del grupo, mientras se asomaba por la izquierda del árbol mientras retrocedia Aldren no pudo evitar cruzarse con el cuerpo de Enelio, que distaba mucho del hombre jovial en su humor de hace apenas unas horas.

    Con rabia y frustración la flecha se  disparó, pero quizás fue la imagen de Enelio la que nubló el instinto del elfo oscuro, o quizás un nuevo cuerno que sonaba en el norte justo en el momento de salir su flecha, un de sonido idéntico al que había hecho sonar el líder bandido, pero bastante más al norte, la flecha de Draloss se clavó en una rama colindante a la que estaba ubicado el bandido, sin más efectos (Tirada de ataque con arco largo: 1d20+5 = 10, Fallo).

    Perrin miraba al cielo escuchando el sonido del cuerno, aquello sonaba a apuesta perdida de antemano.

    – “¿Estáis de broma? ¡Esto es la guerra! Preparaos para vuestro fin.”

    Desde el árbol mas trasero y viendo como en el delantero Draloss disparaba tomando el relevo de Aldren, el rubiales de Botellaverde probaría su afinidad con las distancias. (Tirada de ataque con arco corto: 1d20 +5 = 15, Éxito, Bandido -9 Puntos de Golpe) La flecha no vació ni un segundo, fue tan directa al pecho del tirador como la misma visión del mediano a su objetivo y el cuero que tenía en el peto se abrió como el papel y la sangre empezó a brotar de su pecho como lo hacía su voz desgarrada de su garganta.

    El bandido ante tal impacto perdió el arco, que cayó al suelo y éste se recompuso pero teniendo que poner los dos brazos aguantando su posición no estaba por la labor del combate y necesitaba recomponerse.

    Dralos miraba de reojo a través del árbol viendo el tiro de Perrín, de ánimo recargado, sacó otra flecha del carcaj para cuando se topó con algo a su derecha.

    Vilner, el clérigo loco estaba sanando su maltrecho hombro con un hechizo restaurador y, después de una esfera de tenue luz blanca la herida cerró por completo, que no se su armadura.

    El elfo oscuro asintió al clérigo en pos de gracias y después observó al enano Rom, el cual parecía tramar algo.

    – “Que no escape el bandido, es el líder del grupo!” –Susurraba el enano pese a que su tono se incrementaba por momentos- “Hay que atraparle para averiguar que diablos esta pasando y salir de aquí cuanto antes!”.

    Sin pensarlo dos veces el enano con hacha en mano corre veloz, viendo que detrás suyo Grinler también tiene ideas similares.

    Teniendo la iniciativa Rom se dirigió presto a por el artífice de aquella emboscada y se dispuso a golpearle con el hacha por el canto sin hoja, a modo de plancha de metal para intentar no causar un daño no letal.

    El golpe, bien dirigido fue anticipado por el bandido, el cual dejo pasar el hacha pero medio segundo después golpeo su largo mango haciendo que ésta bajara desequilibrada hacia el suelo, mientras el enano intentaba recuperar el control del combate escuchó un terrible gruñido detrás.

    Grinler, con dos hachas en mano y la herida de la flecha sangrando no lo pensó dos veces, haría pagar a aquella escoria su ataque desde el aire.

    El primer golpe fue extremandamente errático, sin sincronizarse con el enano, el hacha dio al aire, más cerca del enano que del bandido (Tirada de ataque: hacha de mano diestra: 1d20+5 = 5, Fallo), éste vacilo por un segundo pensando que el semiorco estaba en las últimas, nada más lejos de la verdad, con una agilidad pasmosa se postró en su cara apartando al enano y antes de poder alzar la espada su segunda hacha se clavó en su cráneo con un crujido que sonó en todo el camino. (Tirada de ataque: hacha de mano zurda: 1d20+2 = 18, Éxito: Lider bandido -7 Puntos de Golpe). El cadáver del otrora cabecilla de la patrulla cae al suelo y tanto enano como semiorco quedan a disposición de tiro de los dos arqueros restantes.

    El combate, al fin, parecía iba a tocar a su fin, la resolución de éste, no obstante, no estaba aún tan clara pese a que se podía ver esperanza para el grupo, no obstante el sonido del cuerno al norte causaba cierto pavor en las miradas cruzadas de nuestros amigos.

    Fin Turno 12

    #756
    Perrin
    Perrin
    Participante

    Preparo el arco. Cuando disparen, me asomo y ataco a uno de los que quedan armados. Seguidamente me pongo a cubierto

    #757
    Draloss
    Draloss
    Participante

    *ataco a uno de los arqueros de los árboles y me preparo para atacar al otro también*

Viendo 15 publicaciones - del 121 al 135 (de un total de 154)

Debes estar registrado para responder a este debate.